Una idea innovadorapara trabajar en la nube

La empresa dedicada al diseño e implementación de servicios de cloud computing apunta a un mercado poco explorado en la Argentina. Este año, espera facturar u$s 3 millones.

Una cafetería. Dos mochilas. Dos notebooks. Y un par de almas emprendedoras. Esta amalgama de elementos resume el origen de Wetcom. Con 26 años, en 2006, Nicolás Solop y Diego Quintana trabajaban en una firma que comercializaba hardware. Convencidos de que la tecnología avanzaba más rápido que ellos en ese ámbito laboral, renunciaron para sumergirse en un mundo, hasta entonces, poco explorado: el cloud computing. Juntos fundaron Wetcom, firma dedicada al diseño e implementación de servicios de virtualización y cloud computing que emplea a 30 personas en la Argentina y ocho en Chile. En 2014 la empresa facturó u$s 2 millones y para este año los socios estiman alcanzar los u$s 3 millones, con una proyección de u$s 4 millones para 2016.
Apostar por un proyecto propio no fue fácil. Tras renunciar a la empresa en la que trabajaban, Solop accedió a un trabajo diurno en el que le duplicaban su anterior salario. La mitad de ese jugoso sueldo iba para Quintana, que desde una cafetería en Florida y Avenida de Mayo, en el microcentro porteño, cada mañana, diseñaba los cimientos y rastreaba contactos de valor para la futura compañía. Para llegar a una oficina y obtener las primeras ganancias tuvieron que pasar 18 meses.
"En 2004, cuando le dijimos a nuestro jefe que el cloud computing era el futuro, nos dijo que estábamos locos. Por suerte nos quedamos con nuestra idea", recuerda Solop, que es Técnico en Telecomunicaciones. "En los próximos 10 años, los servicios en la nube serán el corazón de las grandes telcos. Este negocio se está comiendo los más tradicionales en el rubro tecnológico", asegura el CTO. Quintana, asimismo, es Ingeniero en Sistemas y ocupa el cargo de CEO.
El cloud computing consiste en ofrecer servicios a través de Internet sin depender de poseer la capacidad suficiente para almacenar información, rol que cumple un servidor. En Wetcom desarrollan la infraestructura para las empresas que ofrecen el servicio de nube a sus clientes. "La gente se va metiendo en el cloud, va probando servicios como Dropbox o Google Drive. El trabajo más desafiante es hacer una nube altamente disponible", remarca Solop.
El emprendedor asegura que la principal inversión fue el esfuerzo y las horas hombre de los inicios. "La inversión inicial fueron u$s 2.000 para comprar dos notebooks", cuenta. El técnico resalta la importancia del capital humano: "Invertimos mucho en este aspecto. La tecnología la aprende cualquiera, el tema es como la aplicas al negocio. Nos interesa formar los recursos desde adentro. Si no metemos plata, nos comen los de afuera. Por eso, fuimos invirtiendo cada peso. Nunca hicimos una locura financiera".

Los desafíos en el mercado

Si bien aseguran que el negocio del cloud computing "no se detiene más", la meta a futuro recae en convencer a los clientes de las bondades del servicio. "El gran reto es ayudar a las empresas 'comunes' a que se suban a la nube. Los asistimos para que conozcan las ventajas. Si les desarrollamos el servicio a las empresas de telecomunicación y ellos luego no lo pueden replicar a otras compañías, no nos sirve de nada, todo pierde sentido", explica Solop. Para fortalecer este rol de nexo, la empresa avanza en el armado de un equipo de ventas.
Además de proveer servicios a telecomunicadoras, en Wetcom también trabajan con compañías petroleras, de banca y finanzas, retail, entre otras. Los proyectos no son solo a nivel local, se expanden sobre todo a nivel regional y a Europa, aunque el mayor reto, afirman, es el mercado local. "Trabajar en la Argentina es súper desafiante. En la mayoría de los países la disponibilidad de hardware es absoluta. Tienen tecnología, nosotros no. Ahí es donde Wetcom tiene la capacidad de sacar a las empresas de ese problema. Y mi recomendación es que se vayan a la nube, que confíen en este nuevo paradigma", concluyen.
J.L.

Ficha

- Fundación: 2006.
- Inversión incial: u$s 2.000.
- Facturación 2015 (proyectada): u$s 3 millones.
- Empleados: 30 en Argentina. 8 en Chile.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés