Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Una compañía que apuesta a el confort de las mascotas

Con el ojo puesto en las mascotas, fabrica accesorios que combinan diseños y bienestar para los animales. Tiene un costado social: parte de las ventas son dirigidas a la atención de perros y gatos abandonados.

Carolina González Anmat es una amante de las mascotas. Siempre fue fanática de los perros y los gatos. Además de tenerlos en su casa como parte de su familia, desde chica rescata a caninos y felinos en situación de calle y se involucra con campañas sobre el cuidado animal.

En 2002 decidió darle un giro a su vida: hacía tiempo que venía pensando en hacer algo que le generara placer y que a la vez creara conciencia. Combinó su amor por los animales, su gusto por la decoración y su trayectoria profesional para dar origen a Los diseños de Lola (por el nombre de su perra salchicha), un emprendimiento que idea y fabrica accesorios personalizados para perros y gatos y promueve su tenencia responsable.

Durante muchos años, González Anmat se desempeñó en hoteles de primera línea como técnica en Administración Hotelera y pasó por diferentes empresas multinacionales en puestos relacionados con el marketing y la atención al cliente. Sus trabajos le permitieron viajar a capitales del primer mundo, donde entró en contacto con las últimas vanguardias en accesorios para mascotas. "Siempre fui consumidora de estos productos y tuve en claro lo que estaba siendo desarrollado afuera y lo que hacía falta en la Argentina", señala la emprendedora, que cerró 2015 con ventas por $ 750.000 y prevé alcanzar este año su primer millón.
 

Expertise, pata clave del negocio.

Gracias a sus antecedentes laborales, aprendió a manejar la comunicación con los clientes, vital para un negocio que se sustenta sin un local al público y con los principales comercios del rubro como aliados.

Cuando se animó a dar el primer paso, todavía mantenía su empleo en relación de dependencia. Antes de lanzar la marca, puso a prueba una primera línea de artículos. "Mis primeros clientes fueron a quienes yo les compraba", afirma quien, tras el éxito inicial, se dedicó de lleno y puso en funcionamiento el proyecto, que creció en stock y clientela con los años.

Empresa que busca diferenciarse

La obsesión de González Anmat por el detalle y el buen trato fue una ventaja competitiva para esta pyme que busca otorgar un plus en su servicio y los objetos que comercializa. Con el foco puesto en las necesidades y los intereses de los clientes, Los diseños de Lola se distribuyen hoy desde La Plata a 700 locales, entre pet shops y veterinarias ubicadas, principalmente, en la Capital Federral y la provincia de Buenos Aires.

Dos vendedoras concurren todas las semanas a estos sitios con camionetas llenas de productos. "Las visitas regulares son personales, no telefónicas. Independientemente de que nos hayan o no solicitado algo, nos acercamos para escucharlos y llevarles nuestras cosas", sostiene la especialista. Aunque son la minoría, también llegan al interior del país por medio de la compra online.

A diferencia de lo que sucede en otros casos, como no trabaja a pedido (salvo excepciones puntuales), tiene stock permanente. "Para hacer bien nuestro trabajo manejamos un volumen específico y nunca abarcamos a más clientes de lo que podemos. Afortunadamente, la calidad no bajó a pesar de que sumamos a más compradores", explica la fundadora de la empresa, y añade que día a día intenta brindar una mayor y variada oferta.

Inspirada en las últimas tendencias y su propio gusto, los productos también pretenden otorgar un diferencial: con diseños exclusivos y confeccionados con materiales innovadores, que según la creadora "no tienen nada que envidiarles a los extranjeros", no solo son atractivos desde su estética, sino que también son confortables. "Son cómodos para las mascotas, pero también para sus dueños, ya que no existen complicaciones a la hora de trasladarlos o lavarlos", asegura.

Ventas con mirada responsable

Aunque las camitas son el fuerte, se pueden adquirir también acolchados, colchonetas, abrigos, bowls para la comida, peines, bolsos transportadores y juguetes de tela, entre otras cosas. El rango de precios oscila entre $ 200 y $ 1.800 y se puede optar por distintos modelos, estampados y géneros en los productos. Además, las etiquetas de los artículos sugieren consejos, como la esterilización, la vacunación y el paseo con correa y collar con identificación.

La empresa está comprometida con el respeto por la vida animal y ayuda con sus fondos a perros y gatos callejeros que fueron abandonados. "Quien nos elige tiene la satisfacción de saber que con su compra colabora con la causa", opina la fanática de los caninos, felinos y otros animales.
Las próximas metas incluyen la expansión a pet shops y veterinarias de otras provincias, como así también la posibilidad de exportar. Otra iniciativa que está en evaluación es el lanzamiento de una línea para los dueños. "Pensamos hacer objetos, como repasadores para la cocina, con temáticas de mascotas", adelanta a Pyme González Anmat.
 

Ficha

- Fundación: 2002.
- Inversión inicial: $ 50.000.
- Clientes: 700 veterinarias y pet shops.
- Volumen de producción 2015: 10.000 artículos.
- Facturación proyectada 2016: $ 1 millón.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar