Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Un apretón de manos con Europa

Empresas locales de biotecnología, software y energías renovables comienzan a transitar un camino de cooperación con pymes de Europa. Las áreas clave donde apostar.

La semana pasada tuvo lugar una misión técnica de pymes europeas interesadas en iniciar un proceso de transferencia tecnológica y apertura de negocios en alianza con pequeñas y medianas compañías de capital nacional. La delegación del Viejo Continente arribó a las costas locales sobre la plataforma de la European and Latin American Technology Based Business Network (ELAN) y trajo consigo a representantes de firmas especializadas en Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTICs), Biotecnología y Energías Renovables. La nueva sede de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) fue el lugar de intercambio, debate y rondas de negocios entre argentinos y, mayoritariamente, españoles.
Juan Pedro Córica, gerente de Comercialización del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI, uno de los organizadores), aseguró a Pyme que este tipo de encuentros generan oportunidades para las pymes argentinas en materia de tecnología y su aplicación en las industrias: "Hay diferencias entre el desarrollo tecnológico de las pymes de Europa y las de acá. Lo que necesitamos es apoyar a los diferentes sectores, y lograr un desarrollo homogéneo entre las firmas locales. Necesitamos que la ciencia llegue a la industria, esté aplicada y se sostenga en el tiempo".
Córica advirtió que falta "tecnología madura" para lograr competitividad, y aseguró que los sectores presentes en el encuentro actuaron como "punta de lanza" para contagiar al resto del sector privado. "Las empresas europeas pueden atender mercados en vías de desarrollo desde la Argentina, y las ideas europeas para pymes argentinas pueden ser disparadoras para innovar", precisó el ingeniero, ex Tenaris.
Durante el evento, los principales referentes en la industria del software, la biotecnología y las energías renovables tomaron la palabra y explicitaron las oportunidades de crecimiento que hay en la actualidad. Solo el sector de la biotecnología cuenta con 200 empresas que tuvieron ventas anuales por $ 17.262 millones y aspiran a continuar creciendo en la medida en que se acentúe la transformación de la producción argentina y haya incentivos a la investigación y desarrollo con innovación (I+D+i) en salud humana, animal y vegetal.
La industria representada en la Cámara de la Industria Argentina del Software y los Servicios Informáticos (Cessi) tiene un alto componente de pymes y aspira a continuar creando empleo y fomentando el vínculo con nuevos mercados. Las energías renovables, en tanto, aparecen ahora como un universo promisorio de negocios por las cuotas de consumo eléctrico proveniente de fuentes limpias que el país deberá cumplir en 2017 y 2025, y que implicarán al menos inversiones de unos u$s 2.000 millones al año.

Experiencias de aquí y allá

Alberto Aragón participó en representación de una constructora española de parques solares fotovoltaicos, con 20 empleados bajo nómina en su país de origen y personal contratado en donde tienen operaciones. Con la clara intención de desarrollar proyectos bajo el nuevo marco regulatorio, el embajador de Solartia resumió en pocas palabras su interés en la Argentina. "El aprovechamiento es mutuo: al empresario de aquí le sirve para conocer experiencias de éxito de pymes europeas, y para nosotros, siempre es útil para entablar relación con posibles partners locales, que son los que conocen las particularidades de cada país", explicó el director de Ingeniería y Construcción de esta empresa ibérica.
En la vereda local también fueron muchos los que se animaron a participar. Ariel Re, director de la compañía de seguridad informática Ikyo, sintetizó su interés con una palabra: networking. "Lo importante es que el que sabe hacer algo lo pueda complementar con quien tiene conocimiento saber otra cosa. En el mundo de hoy, y especialmente en los negocios tecnológicos y la seguridad informática, es imposible que una única persona u organización pueda cubrir todas las aristas de lo que algún tema implica. Hacen falta muchos actores parar resolver los problemas".
Más allá de las palabras, la misión europea en la Argentina incluyó rondas de negocios, talleres y workshops para identificar ámbitos prioritarios para las negociaciones. Unas y otras identificaron rápidamente las áreas de interés donde podrían cooperar: cultivos y producción de semillas, biorrefinerías, gestión de datos ambientales y reducción de emisiones; innovación inclusiva y tecnologías aplicadas a la discapacidad; energía solar, redes inteligentes (smart grids), petróleo y gas; equipamiento médico, logística y transporte; medicina regenerativa, fitomedicina e incluso nanomedicina.
Pedro Cascales, director de Industria de CAME, resaltó el interés por integrar más pymes locales en cadenas de valor del mundo. "Más que desarrollar la linterna y buscar dónde está la oscuridad, creo que tenemos que conocer la oscuridad y desarrollar la linterna para esa oscuridad. Argentina se presta a muchas oportunidades con el interés de crecer y queremos impulsar esa apertura", dijo el referente durante los días de misión.
Los visitantes concluyeron su estadía con un recorrido por fábricas de compañías locales, y seguramente, con algún que otro acuerdo de palabra y un apretón de manos, puntapié ideal para lanzar negocios.
E.M.C.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar