Servicio de delivery con sello corporativo

Javier Honikman fundó, hace tres décadas, una firma de logística que factura $ 45 millones. Este año, planea su ingreso en un nicho con potencial: los bancos.

Los 35 años de trabajo en el sector no le quitan ganas a Javier Honikman para pensar en una nueva etapa al frente de Nexo Correo Privado, la compañía de logística que fundó en 1983 y que factura $ 45 millones al año. El empresario piensa que tiene sectores muy jugosos por explotar, como el mundo financiero, en el que todavía mantiene una participación baja.
“En la última década, el mercado epistolar entre individuos cayó enormemente. Sin embargo, nuestro negocio está en las empresas”, asegura Honikman, entre cuyos clientes se encuentran Osde y el banco Itaú.
El fundador de la compañía resume la recepción del sobre como una ceremonia: abrirlo ya genera un momento, el olor a la tinta, la textura del papel, al retirar el contenido, observarlo. Todo forma parte de una experiencia inigualable que, incluso, muchas veces, se tiende a conservarlo. En cambio, si un e-mail no nos interesa, lo borramos con un click.
Nexo Correo Privado vivió amenazas de escala global. Primero fue el fax, en la década del ‘80, un elemento tecnológico que se suponía que iba hacer desaparecer por completo al correo. “Cuando llegó el fax, me llamó el gerente del banco Sudameris para comunicarnos que debía reducirnos el nivel crediticio porque nuestro negocio corría riesgo”, recuerda. Pero su respuesta fue un contra-ataque: “Al contrario, con el fax vamos hacer más negocios porque las empresas van a estar más comunicadas y esa intercomunicación generará nuevas oportunidades de negocios”, sostenía entonces.
Esa respuesta aplica también para explicar cómo enfrentó la segunda amenaza: Internet. “Nexo incorporó, en 1996, el e-mail corporativo y fue aprovechando el avance de esta herramienta, generando beneficios para la compañía y sus clientes”.
Además, fue la primera empresa de correos en incorporar el código de barra en la Argentina, lo que le valió la humorada que parecía más supermercadista que empresario postal por parte de sus colegas.
Honikman no ve a la carta como un producto terminado, sino como la posibilidad de cubrir múltiples necesidades en las empresas. Uno de los servicios complementarios que ofrece la compañía es la posibilidad de coordinar por Internet la entrega del sobre cuando, después de la visita habitual, el destinatario no pudo recibirlo. “Ingresás en nuestro sitio web y, de manera muy sencilla, programás la nueva cita el día que desees y dentro de un rango de horario conveniente”, explica.
También, existe un aviso previo por sms para el destinatario. “El mensaje personalizado con tu nombre te señala que a la brevedad llegará un sobre a tu casa”. Caso contrario, por problemas climáticos o caos de tránsito, el destinario recibe sms para que reprograme la entrega vía Internet, ahorrándole la espera.
La empresa, con 200 empleados, cubre un área de hasta 80 kilómetros desde la Ciudad de Buenos Aires, pero tiene asociaciones estratégicas para llegar a todo el país.
“Para desembarcar en el negocio financiero, no necesitamos una gran inversión; ya tenemos el know how”, asegura el empresario. La proyección, para este año, dependerá mucho del éxito de la empresa en el ingreso a nuevos mercados, como los bancos. Pero Honikman siempre es optimista: “Vamos a crecer”, concluye.

Facundo Sonatti

Ficha

u Fundación: 1983
u Sector: logística
u Empleados: 200
u Facturación 2012: $ 45 millones

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping