Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"Recomponer la base productiva es una tarea pendiente"

El economista, exdirector de la Cepal y miembro consultativo del flamante Consejo de la Producción, anticipa un semestre complejo pero confía en que luego se verán los primeros frutos de un reordenamiento en la economía local. El rol de las pymes en la generación de empleo.

Profesor en las universidades Torcuato Di Tella y de Buenos Aires, exdirector de la Cepal, el economista Bernardo Kosacoff, con una vasta experiencia tanto en el mundo académico como en el sector público y privado, acaba de sumarse como miembro consultativo al flamante Consejo de la Producción que preside Eduardo Levy Yeyati, integrado también por Dante Sica (Abeceb), Félix Peña (Fundación ICBC) y Martín Migoya (Globant), entre otros empresarios y economistas destacados. En un mano a mano con Pyme, analizó los desafíos que deberán enfrentar las pequeñas y medianas empresas en la Argentina.

- ¿Cuáles son las perspectivas para las pymes este año?
De 2012 a 2015, se estancó la producción, se perdió capacidad de creación de empleo y los costos crecieron. Con el cambio de Gobierno, hay cambio de expectativas pero este clima en los primeros meses no se va a modificar. Puede tener algunas cuotas adicionales de complicación. Hay pérdidas de poder adquisitivo, en particular, en los sectores no sindicalizados. Se enfrentan correcciones fuertes: tarifas y tipo de cambio. Hay un alto nivel de déficit de las cuentas públicas con la mayor presión impositiva que se conoce en la historia del país. Se percibe un clima muy positivo en algunos sectores ante el futuro. Vamos a ver los resultados de las inversiones o de la posibilidad de exportar en 2017.

- Es decir, todavía queda un año fuerte por transitar.
La noticia positiva es que no hay una típica crisis como las que tuvimos. Pero en este proceso de ajuste, las pymes se enfrentan con un nivel de actividad que va a seguir estancado este año, aunque no se va a desplomar. Se espera algún rebote, si se normaliza la economía, a partir del segundo semestre. Las pymes van a tener que reordenarse en un clima que no es para nada de crisis.

- ¿Cree que la devaluación del peso fue suficiente?
Va a depender del sector. Es un ajuste importante y conlleva un pase a precios que en este contexto no ha sido distinto, incluso, relativamente más positivo que en otros, pero que complica la situación. La mejora de la competitividad depende de algunas actividades. Todas las cadenas de producción de algunos recursos naturales, además de la devaluación, recibieron rebajas de retenciones y ahí cambió la ecuación. Se ve en muchas provincias. Estos pueden ser los primeros sectores que reaccionen en tener condiciones más favorables. Pero, para tener competitividad para exportar, el tipo de cambio solo no alcanza. La pérdida del proceso de inversión impactó en la productividad y el resto de los costos y la presión impositiva complicaron la competitividad. No podemos esperar un boom exportador que se genere inmediatamente solo por la modificación del tipo de cambio. Esta fue la primera condición, pero se requieren políticas complementarias.

- ¿En qué se podría trabajar para ir en esa dirección?
El Gobierno está concentrado en lograr la consistencia macro y, si uno no quiere recurrir a la emisión monetaria, se requiere una mayor prudencia en los aspectos fiscales y financiamiento. Y ahí está la estrategia de buscar financiamiento en el mercado internacional. Y aparece una cuestión: si ese financiamento va a ser usado para fomentar el consumoo y los gastos corrientes o parte de ese financiamiento va a ser esencial para recomponer los procesos de inversión en la actividad privada y en las áreas de infraestructura. El cambio más significativo respecto al régimen económico anterior era la excesiva confianza al consumo sin entender cómo se transforma la base productiva. Es clave mantener los niveles de consumo pero la tarea pendiente es recomponer la base productiva. El Gobierno debe pensar cómo se ponen los incentivos para que la gente genere los procesos de inversión, de innovación, de calificación de los RR.HH..

- ¿Qué rol jugarán las pymes a mediano plazo?
Central: son las que más impacto tendrán en generación de empleo. Hace cuatro años que no se genera empleo en el sector privado y cada año se incorporan 300.000 personas al mercado laboral. Las pymes pueden garantizar recomponer las cadenas de valor. Hacen falta economías de especialización y hay miles de pymes que generan servicios para encadenar la producción. Hay que pensar cómo impacta cada una de las medidas: quizá hubo que rebajar las retenciones al sector minero, no es de las medidas que me parezcan más acertadas del Gobierno, pero tal vez había que hacerlo por determinadas condiciones; con ese fondo se pudo haber generado un desarrollo de proveedores, de bienes de capital o aumentar la cadena de valor para que se genere más valor dentro de la producción minera.

- ¿Qué medida reciente celebra? ¿Algo simple, palpable, que pueda tener su impacto en las pymes?
Cuando se implemente cualquier medida de política económica, hay que pensar cómo impacta en las pymes. Un ejemplo: uno de los problemas centrales en las pymes es que la tasa de ausentismo aumentó casi cinco veces, de dos a 10%. Una de las causas es el partido de la noche. Si hay un problema energético y de ausentismo, me gustó que el clásico del domingo fuera a la tarde. Es mucho mejor para la familia, para la energía y para la competitividad.

- ¿Cuál será su rol dentro del Consejo de la Producción?
La semana pasada fue la primera reunión constitutiva. Aún está en términos embrionarios pero fue una convocatoria abierta, con reglas son muy claras, para plantear estos temas de la producción, con un sentido crítico constructivo para que el país recomponga las fuentes de crecimiento, con una visión de largo plazo.
Laura Mafud