Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Qué hacer ante una "conversación difícil"

Consejos para tener en cuenta y abordar una discusión laboral, donde hay cuestiones de jerarquía y autoridad. Por qué es importate plantear los temas escaborosos.

por  VILMA VACCARINI

Consultora de Whalecom, especialista en PNL y Coaching
0

Vilma Vaccarini, consultora de Whalecom, especialista en PNL y Coaching

Vilma Vaccarini, consultora de Whalecom, especialista en PNL y Coaching

Primero empecemos definiendo "conversación difícil": solemos llamar de esa manera a aquellas que surgen cuando se tratan de un tema que nos importa, nos afecta, e iniciarla nos genera ansiedad, angustia y llegamos hasta dudar en abordarla. También cuando sabemos que el tema a discutir es importante y puede generar un conflicto.

Entonces la cuestión es: ¿avanzo o me retiro?, ¿evito o confronto? , ¿hiero o me siento herido? , ¿qué nos conviene hacer? Si esa persona es valiosa para mí, y/o el asunto es importante…. ¿confronto?, ¿y si pongo en riesgo la relación? Solemos trasladar al otro esos temores y emociones negativas de manera inconsciente.

La mayoría de las veces surgen estas suposiciones que no son reales. En su lugar es mejor dialogar, indagar, decir lo que pensamos y obtener información de calidad. Es importante abordar las conversaciones aunque nos resulten difíciles, porque dentro de las organizaciones, tenemos que asumir compromisos, responsabilidades, colaborar, tomar decisiones y obtener resultados de manera conjunta.

Estas interacciones se producen dentro de una red social, atravesada por cuestiones de autoridad y jerarquía. Cuando una conversación nos resulta difícil nos desviamos del tema, respondemos de manera hostil, defendemos, perdemos el foco, pensamos en el impacto negativo que podría resultar de esta conversación en cuanto a nuestros intereses y actuamos improductivamente. Nos comportamos ineficazmente. No gestionar las conversaciones de manera eficaz tiene un costo para las relaciones y para resolver temas de forma conjunta. Tenemos que aprender a abordarlas.

¿Para qué mantenerlas?
- Para evitar reprimir nuestras opiniones y para no sentirnos frustrados.
- Para evitar inferencias.
- Para evitar espirales que pueden terminar en conflictos.

Objeciones que solemos ponernos para mantener una conversación
- "Yo no quiero ser psicólogo de nadie"
- "Tengo que evitar el sincericidio. En mi empresa, al decir lo que pienso, y no ocultar información, entro en problemas con otros"
- "Se me volverá en contra".

Costos de evitarlas
- Improductividad
- Pérdida de tiempo
- Imagen deteriorada
- Falta de confianza
- Pérdida de dinero
- Pérdida de la oportunidad
- Se resiente el clima laboral
- Desmotivación

Algunos ejemplos de conversaciones difíciles
- Decir "no" a un colaborador o a un par.
- Solicitar un aumento de sueldo.
- Hablar de desacuerdo con lo que piensa el otro o la mayoría.
- Pedir disculpas y tener que reparar un error.
- Tratar con alguien que nos despierta emociones negativas.
- Dar feedback constructivo a un colaborador que tiene un bajo desempeño.
- Juzgar el trabajo de un colega.
- Informar al cliente. "El proyecto que le prometimos hacer en tres semanas, recién lo terminaremos en seis", por ejemplo.
- Tratar un tema que puede generar conflictos.
- Reclamar a otro algo que prometió y no cumplió.
- Plantear dificultades inter áreas.
- Hablar con un compañero de equipo que se comporta en forma inadecuada o hace comentarios ofensivos.
- Pensar en términos de ganar o perder.

Claves para mantener conversaciones productivas
- Tener en claro qué quiere obtener y para qué se necesita abordar una conversación.
- Orientar las conversaciones hacia la búsqueda de soluciones en lugar de buscar culpables.
- Comprender que lo esencial está debajo de la superficie. Es lo que pensamos, sentimos y no decimos. Lo que emerge es lo superficial, lo que está en la punta del iceberg.
- Darle un nuevo marco a la conversación.
- Escuchar de manera activa.
- Presentar la versión propia de los eventos, empezando por lo que nos resulta más importante.
- Intentar resolver el tema de la conversación de manera conjunta.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar