Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Ojos puestos en las oportunidades

Opulens, una firma local productora de lentes fundada por los hermanos Mauro y Diego Stabile hace 26 años, quiere tomar nuevas posiciones en Asia y Europa, adonde puede llegar con precios competitivos. Cuáles son los proyectos a mediano plazo.

Ojos puestos en las oportunidades

Cuando una empresa apuesta a la tecnología, la investigación y el desarrollo, comienza a marcar la diferencia, sea la industria que sea. Algo de eso ocurrió en la historia de Opulens, la compañía de productos oftálmicos que los hermanos Diego y Mauro Stabile comenzaron a dar forma en 1990.
Gracias a esa impronta basada en la innovación continua, la firma es en la actualidad una de las diez más importantes del mundo en materia de lentes, para la visión, de alta tecnología.
Con una producción diaria de 3.000 pares, es decir más de un millón de unidades anuales, Opulens se lanza a conquistar la región y profundizar su presencia en Europa y Asia, los únicos mercados que compiten de igual a igual con su tecnología Freeform o Continuous Design Technology.
Para ello acaban de realizar una inversión de u$s 1 millón en un equipo antirreflejos, "el más grande del mundo", dice Mauro Stabile. Esta maquinaria le posibilitará triplicar la capacidad de producción en los próximos cuatro años.
Aunque el crecimiento pueda parecer vertiginoso, detrás de él hay un trabajo minucioso y estratégico, donde la innovación permanente siempre fue el faro de los Stabile. Su negocio, desde el principio, siempre tuvo el mismo foco, pero buscaron avanzar localmente a través de pequeñas adquisiciones de otros laboratorios del sector. Ese camino los hizo crecer, no solo en unidades productivas y calidad, sino también en equipo. Pasaron de 15 empleados a comienzos de los '90 a los actuales 100, que se encuentran distribuidos en su sede central en Buenos Aires, en el laboratorio de producción sito en Pilar y en las oficinas de distribución que poseen en Córdoba.

Con la mirada en el futuro

Según sus protagonistas, este crecimiento no habría sido posible si en el camino no hubiesen buscado diferenciarse de lo que ofrecía el mercado nacional. Para ello apostaron a las lentes personalizadas."Somos bastantes curiosos, siempre con ánimo de aprender y desarrollar nuevos productos", explica Mauro, quien con respecto a la estrategia de adquirir otras empresas competidoras, comenta: "Las oportunidades están, sólo que nosotros logramos ver lo que otros no". Y si que ven bien: en 2006 adquirieron la compañía alemana Freeform. Esto les posibilitó fabricar lentes diseñadas a partir de un software complejo que desarrolla una superficie óptica en la que se guardan la información fisiológica del usuario, sus datos de prescripción y tipo de montura que se utilizará. Así los equipos con los que cuenta Opulens traducen esa geometría particular para transformarla en una lente única e irrepetible. A esa línea que se diferenciaba de las tradicionales analógicas, denominaron Novar.
En pos de mejorar aún más esa tecnología, los Stabile incluyeron en su equipo a físicos, matemáticos, analistas de sistemas y profesionales de la visión, entre otros, que trabajaron de forma conjunta para lograr un producto único en el país. Esa apuesta por la innovación y el desarrollo hizo que la Argentina estuviera a la vanguardia de la región.
"Nos dimos cuenta que en el Conicet había extraordinarios técnicos especialistas en oftalmología. Así formamos un equipo de desarrollo para el país y para el mundo", cuenta Mauro, algo entusiasmado. "Esos físicos no estaban insertos en el mercado óptico y empezamos a trabajar en ello. Nos llevó siete años terminar esta tecnología de punta que hoy se puede comparar a la de otros países".
Con sus lentes Novar, Opulens se distribuye en las 4.000 ópticas que existen en todo el país, y además llega a Brasil, a los Estados Unidos, al continente asiático y a Europa. Estas lentes cuentan con la particularidad de no ser mucho más caras que las tradicionales. "Estamos ofreciendo un producto de punta a valores locales, dado que nuestra producción se realiza íntegramente en la Argentina", subraya Mauro. Así es que mientras que en calidad logran estar a la medida de las firmas multinacionales, en materia de precios le ganan por ser locales.
Aunque aún las mayores ventas hoy se concentran en el mercado interno, dado que las lentes son de industria argentina, la apuesta en el exterior será fuerte en los años siguientes.
Lorena Guarino

Ficha técnica

* Fundación: 1990. Propiedad de los hermanos Diego y Mauro Stabile.
* Cantidad de empleados: 100, distribuidos en la sede central, el laboratorio de producción y las oficinas de distribución.
* Facturación: $ 100 millones.
* Inversión inicial: $ 10.000 a inicios de los 90’.