Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Negocios que se convirtieron en criaturas web

Cada vez hay más start ups que crecen de la mano de una plataforma online para expandir su rango de acción. En un mano a mano, siete casos comparten sus experiencias.

Negocios que se convirtieron en criaturas web

Porque, desde el momento cero, se plantearon como un emprendimiento que iba a gestarse por y para funcionar en la web. O porque, con el correr del tiempo, entendieron que era necesario ampliar su rango de acción a la red de redes. Cada vez más, los nuevos negocios crecen de la mano de una plataforma online que les permite extender su negocio y llegar a nuevos y más consumidores. Aquí, siete emprendedores comparten sus experiencias.

A domicilio

Recientemente, llegó al mercado local Mercadoni, una plataforma de servicio de tiendas gourmet y supermercados a domicilio. Fundada por Nicolás Fernández Talice, Antonio Nunes y Pedro Freire, empezó a operar en Bogotá en 2015. Luego, sumó México y llegó a Buenos Aires en marzo de este año. En cuatro meses, recibió una inyección de u$s 2 millones por parte de Axxon Group Partners. "Gracias a la tecnología, podemos encontrar un modo increíble de hacer la vida más fácil a los usuarios. Crecemos al 30% mensual y el objetivo es incorporar nuevos aliados para ampliar la selección de tiendas disponibles y seguir agregando funcionalidades a la app", sostienen los socios, que destacan la importancia de tener una plataforma rápida, user-friendly y varias tiendas.

El futuro de los pagos

Bruno Cosentino y Matías Anzorena fundaron FacturaciónWeb, una plataforma online gratuita para la emisión y envío de comprobantes electrónicos, que emplea a 15 personas. "En 2007 dimos con las leyes precursoras de la facturación electrónica. Entendimos que era factible y que podíamos ponerlo al alcance de todo el mundo". Tras una inversión inicial de $ 80.000, y con la mentoría de Félix Racca (Paladin Ventures), Miguel Sampedro (Endeavor), Álvaro Vigliola (Buxis) y Gabriel Cosentino, entre otros, la firma apunta a cerrar 2016 "con un incremento del 10% en la cantidad de transacciones con el medio de cobranza y pagos electrónicos propio de la plataforma y alcanzar la integración con los cinco principales ERP". Recientemente, recibió una inversión de u$s 330.000 de Community4Biz, y abrió la plataforma a los demás players del mercado. "La colaboración es la manera de agregar valor", comparte Cosentino, quien proyecta facturar $ 600.000 al mes desde noviembre.

Teatro bajo demanda

Al frente de un equipo de ocho personas, Mirta Romay, fundadora y CEO, y Hernán Rozenwaser, COO, llevan adelante Teatrix, plataforma de teatro on-demand que permite disfrutar de obras grabadas y sin descargar software adicional. La firma, fundada en marzo de 2015, nació de ver una oportunidad en medio del contexto de disrupción del mundo del entretenimiento que generó la adopción másiva del VOD a nivel mundial. Se requirió una inversión inicial de u$s 500.000 (fondos propios) y fue acelerada por Wayra. "Nos están ayudando en el armado del plan de negocios y en terminar de entender la inversión que se necesita para hacer crecer la empresa. También se están trabajando temas de usabilidad y métricas para mejorar la performance de captación de nuevos clientes", dicen. Hacia 2017/18, esperan abrir otros mercados.

Foco gastronómico

E-Resto fue fundado por Juan Manuel Cuello, Alejandro Fernández Funes y Federico Tudela en 2011. Hoy, emplea a siete personas. "Aplicamos en Wayra, Start-up Chile y NxtpLabs, pero no llegamos a las instancias finales. De todas formas, el haber aplicado no hizo plantearnos algunas preguntas, sobre todo, el modelo de negocio. Aplicamos al Fonsoft del Ministerio de Ciencia y Tecnología, que ayudó en los primeros tiempos. Luego, ganamos el concurso Booster Up de Chile donde el desembolso, de u$s 100.000 en dos etapas, ayudó al crecimiento comercial", recuerdan.

La historia comenzó a gestarse cuando Tudela llamó a Cuello para contarle que el software que había comprado para su restaurante no le resolvía lo que necesitaba. Cuello se dedicaba a la programación web y juntos empezaron a pensar en un software que solucionara problemas de los negocios gastronómicos. Luego se sumó Fernández, que venía de hacer un MBA cuyo proyecto final era un menú digital para restós. El concepto principal fue desarrollar una solución online para acceder a información de modo remoto. "Nuestro modelo de negocios, software as a Service, elimina toda barrera de entrada para el usuario", explican. E-Restó, que crece a un 7% mensual, busca cerrar diciembre con 1.000 clientes activos y con una facturación superior a u$s 200.000. "De cara a 2017, queremos potenciar algunas funcionalidades, como permitir a los comensales pedir desde sus smartphones".

En busca de soluciones

Con Cecilia Retegui (CEO), Mariana Sorribes (COO), Vera Sánchez (Recruiting) y Fernando Camarotta (CTO) al frente de un equipo de 20 personas, Zolvers es una plataforma online que permite contratar de manera rápida, ágil y segura, personal calificado y de confianza para tareas de limpieza y mantenimiento en hogares, oficinas o locales. La firma nació en 2013, tras una inversión inicial de u$s 25.000 (invertidos por NxtpLabs). "En 2016 esperamos multiplicar las operaciones por tres y facturar arriba de u$s 1 millón. Hacia 2017, además de seguir creciendo en las ciudades actuales (Buenos Aires, Santiago, Bogotá, Monterrey y Ciudad de México) esperamos desembarcar en otras ciudades importantes de Latinoamérica", comenta Retegui.

Compra y venta

En 2015, Rodolfo Guardia, Rodrigo Alonso, Mariano Burstein y Matías Charas armaron DaloPorHecho, una plataforma que permite comprar y vender servicios. "Los consumidores se habían acostumbrado a comprar de todo por Internet pero, al instalar un aire acondicionado o conseguir un electricista, se guiaban por el boca a boca. Se nos ocurrió emular la recomendación de familiares utilizando las redes sociales para validar referencias de especialistas como chapistas, plomeros o contadores. Y desarrollamos una aplicación que permite utilizar las cámaras de los celulares para que los clientes puedan tomar una foto de lo que necesitan y explicar su necesidad", comentan. Por último, implementaron un sistema de validación de identidad que cruza datos duros de bases públicas y bancarias con la información disponible en redes sociales.

Con una inversión inicial de u$s 200.000 (propios), los socios se presentaron en Wayra, donde fueron acelerados. "Además de capital, Wayra provee apoyo de mentores que nos ayudaron a validar el negocio. También, te abre una red de contactos y oficinas en más de siete países de América latina". En lo que va del año, sus ingresos crecieron más de 16 veces comparado con 2015.