Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Mentes argentinas que ya piensan el transporte del futuro

En La Paternal nació un emprendimiento que impulsa la movilidad sustentable: vehículos eléctricos y sistemas de transporte a partir de energías renovables. El interés que genera en EE.UU., México y Hong-Kong.

Mentes argentinas que ya piensan el transporte del futuro

Una década atrás, Miguel Ángel Bravo emprendió un camino ligado a la innovación en transporte. Hoy se codea con grandes actores y trabaja para lograr un nuevo modelo de movilidad. Todo comenzó en un taller en La Paternal, de donde salieron los primeros prototipos de la Compañía Argentina de Automóviles ArqBravo, hoy, reconvertida en Bravo Motor Company LLC, con base en California.


Este arquitecto trabaja en el diseño y la ingeniería de vehículos para la movilidad sustentable, desde una perspectiva de servicio y no de producto. Autos eléctricos, estaciones de producción y recarga de energía, y hasta baterías para el almacenamiento son parte de su estrategia de negocio. "Hacemos algo que se llama innovación predictiva, pero como somos hacedores, desarrollamos productos y nos conectamos con el usuario. Tratamos de ver qué es lo que puede suceder y actuamos en consecuencia", explica.


ArqBravo nació con la intención de ser la primera automotriz nacional desde los tiempos de Perón, pero a pesar de cierto apoyo oficial, en la Argentina, nunca logró obtener el decreto de terminal automotriz, una prerrogativa del Poder Ejecutivo.


Como innovador, Bravo reconoce que el país tiene gran potencial en recursos humanos, pero advierte que el país tiene una pared. "Tenemos que entender que la Argentina está realmente en el fin del mundo. Como empresa californiana, accedimos a patentes que no tendríamos de no estar radicados. Lo mejor es tener nuestro centro de desarrollo en la Argentina, como Globant o MercadoLibre, pero articular con Sillicon Valley, donde está la innovación", sugiere. A los empresarios vinculados a las nuevas tecnologías también les da un consejo: "Hay que estar conectado, participar de concurso, foguearse en aceleradoras e incubadoras, pero no quedarse; y sobre todo, hacer, demostrar y vencer obstáculos".


Para este "emprendedor serial", como alguna vez lo definieron, el año pasado fue de consolidación en su nueva base y de arduo trabajo para lograr fondeo. La comunidad Arqbravo se arroga ser un paradigma del crowdfunding y el crowdsourcing (N.d.R.: iniciativas de financiación e innovación colabroativas, respectivamente), con 650 personas vinculadas en 18 países, entre inversores y colaboradores. En 2015, adquirieron un hangar en Merced County, California, donde prevén levantar la fábrica que producirá hasta 5.000 vehículos al año para el sistema de transporte público y semipúblico que ya se es tendencia, futuro y presente: el carsharing, es decir, varias personas empleando un mismo vehículo. Pensando en el transporte público, también apuntan a desarrollar colectivos eléctricos, o e-bus. ¿Cómo lograrlo? "Esperamos obtener u$s 15 millones en una primera ronda de fondeo, que estimamos en seis a ocho meses, y una segunda ronda, de u$s 45 millones", responde.


La experiencia en el Central Valley será crucial, reconoce Bravo. "Estamos en el lugar de mayor poder adquisitivo, donde hay más vehículos que televisores. Si solucionamos los inconvenientes de movilidad, aquí tendremos 30 años de trabajo asegurado. Pero no creemos en dar solución solo a Silicon Valley. Queremos traer soluciones a América latina. En México, buscamos hacer pruebas piloto con micros eléctricos", cuenta Bravo, recién regresado del Distrito Federal, donde logró apoyo público y privado para instalarse.


"Estamos asociándonos para establecer un laboratorio de energías renovables. Ya pertenecemos al ecosistema de firmas validadas por la NASA, pero nada hubiera sido posible sin esa fábrica de La Paternal", reconoce el arquitecto. Hoy, su empresa cuenta con Eduardo Muñoz como CEO y cinco empleados administrativos. Desde su partida, redujo el personal, pero espera crear nuevas fuentes de empleo. Y algún día, quizás, reabrir sus operaciones en la Argentina. Tal vez, con su galpón de La Paternal reconvertido en museo.
Ezequiel M. Chabay

La ficha

- Fundación: 2008.
- Actividad: Diseño de concepto e ingeniería mecánica para el transporte.
- Facturación (estimado): U$S 15 millones
- Empleados: 6.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Mario Viola
Mario Viola 21/01/2016 12:46:34

Agrego entreviasta radial http://radiocut.fm/audiocut/entrevista-de-mario-pergolini-al-arq-miguel-angel-bravo-de-arqbravo/