Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Mapas estratégicos para la gestión

Este simple elemento puede proporcionar al empresario una herramienta de gestión clave para mantener a la compañía enfocada en su visión.

Mapas estratégicos para la gestión

Le pregunto: ¿usted emprendería un viaje en un auto con las luces rojas encendidas? Entonces, ¿conoce sus luces? ¿Conoce el resultado de las variables críticas que hacen al éxito de su negocio? ¿Tiene desarrollado planes e iniciativas para alcanzar esos resultados deseados?

En la casi totalidad de las economías de mercado, las pymes son núcleo central de desarrollo y crecimiento. Su tamaño e idiosincrasia les permite ser las organizaciones más flexibles, capaces de responder ágilmente a los cambios del entorno. Esta fortaleza a su vez puede ser una amenaza si actúan permanentemente en el día a día, sin una dirección real. En el libro La nueva era de la estrategia, Michael Porter, gurú del marketing, señala que para que una organización tenga éxito en el futuro es necesario hacer un salto importante hacia el corazón estratégico de los negocios que manejan.

¿Conocemos en qué somos diferentes y por qué nos eligen? ¿Caemos en descuentos para aumentar las ventas? ¿Tenemos un problema de logística o del canal de ventas? ¿Sabemos el efecto que produjo nuestra inversión en publicidad? ¿Comunicamos el mismo mensaje en los medios tradicio- nales que en las redes sociales? ¿Esa in- versión en maquinaria que va a realizar está alineada a su pro- ducto más rentable? Estos son ejemplos de cómo diferentes decisiones cotidianas no están direccionadas a una misma estrategia. Los directivos y gerentes suelen correr detrás de lo urgente y pierden foco de lo importante. Son muchos los casos que observamos, donde los procesos no están alineados a una única propuesta de valor.

En la mayoría de los casos no es la falta de conocimiento del empresario pyme sobre la dirección que quiere seguir, sino el cómo bajarlo a lo operativo. Por esto, es fundamental hallar un modelo adecuado que guíe en la gestión de la estrategia. El mapa estratégico, introducido por Robert Kaplan y David P. Norton, profesores de la escuela de negocios de Harvard, es una alternativa para trasladar la estrategia a la acción. El mapa estratégico trabaja con lo que llamamos Propuesta de Valor al cliente. Esto permite definir los factores críticos de éxito de nuestro negocio, a los que debemos alinear todos los procesos y recursos.

Cuando hablamos de mapas estratégicos en las pymes, parece que habláramos de alguna teoría compleja, pero no es más que una herramienta que permite plasmar a través de una imagen, una lógica de objetivos críticos que espera alcanzar una organización para lograr los mejores resultados. Los mapas colaboran con la dirección de la telaraña de decisiones diarias que se toman en la gestión, enfocando esfuerzos y recursos para una mayor eficacia en la consecución de la visión.

De los mapas surgen los tableros de control. Que no son más que un conjunto de indicadores que miden el desempeño de cada objetivo. Si fuéramos un auto, los indicadores claves serían entre otros: la temperatura, la velocidad y el nivel de combustible. Un tablero comunica a través de una semaforización de métricas la salud de la organización respecto de la estrategia definida.
Rentabilidad. Ventas. Costos Directos. Costos de Estructura. Rentabilidad de nuevos negocios.

Rentabilidad de nuevos productos. Contribución Marginal. Reconocimiento de Marca. Satisfacción de Clientes. Calidad en los Procesos. Fidelización de personal clave. Desarrollo de competencias. Son algunos de los indicadores que orientan a la toma de decisiones estratégicas. No se puede cambiar lo que no se puede medir porque no se conoce. Saber qué esperar de diferentes escenarios permite tomar decisiones asertivas.

Los mapas estratégicos le proporcionan al empresario pyme la oportunidad de incorporar a su gestión, mayormente basada en la intuición estratégica, una herramienta de gestión clave para mantener a la empresa enfocada en su visión.

Todos los días surgen nuevas herramientas de gestión que permiten optimizar el trabajo gerencial en las organizaciones. Cada vez son más las Pymes que se animan a implementar estos nuevos conceptos.

Los mapas estratégicos otorgan una mirada cuantitativa y rigurosa al futuro del negocio facilitando la alineación, consenso y compromiso con un rumbo en un sistema mundial cada vez más integrado e interdependiente en el que el grado de competencia entre las empresas aumenta día a día.