Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los pros y los contra de trabajar con freelancers

Es la modalidad que encuentran las pymes para crecer de modo flexible sin costos fijos. Sin embargo, no todas son ventajas. Los especialistas comparten tips para aprovecharlo. Los casos.

Los pros y los contra de trabajar con freelancers

En términos de modalidad de trabajo, el último tiempo evidencia una tendencia por parte de las organizaciones a la contratación de colaboradores freelance. Las pymes no son excepción en un contexto donde trabajar remoto y por proyecto parece ser la opción para cada vez más trabajadores. "Una ventaja es que dota a la organización de una mayor flexibilidad y agilidad en su estructura de costos fijos", explica Matías Ghidini, gerente General de Ghidini Rodil.

"No es necesario tener gran estructura para contar con proveedores freelance, sino tener claro qué queremos, saber pedirlo y transmitirlo y acordar las condiciones", explica Lorena Amarante, CEO de OM Latam, desde donde suelen contratar profesionales para trabajos de diseño y producciones de video de su material de estudio. "En nuestro caso, la mayoría de los freelancers presentan una cotización con la propuesta de servicio; en general no tenemos reuniones físicas, sino por skype", aclara.

Según Silvina Moschini, CEO de Yandiki, firma que conecta profesionales remotos con empresas, es momento de pensar una nueva era para el trabajo. "La combinación de herramientas tecnológicas para monitorear y coordinar el trabajo remoto se suma al hecho que los jóvenes esperan trabajos más flexibles. En los próximos 10 años, los millennials serán el 75% de la fuerza laboral y ellos se inclinan por esta modalidad".

Por su parte, Mariana Mac Loughlin, Human Resources de DataFactory, especializada en estadísticas deportivas, señala que esta es una modalidad de trabajo que ya está instalada en la generación Y. "Las reuniones son virtuales y se utilizan planillas de seguimiento del trabajo, procesos y se fomenta la comunicación diaria", explica. La firma necesitaba incorporar 130 profesionales en 10 meses para la carga de datos deportivos. La intermediación de la plataforma de freelancers Nubelo fue la clave. "Bajamos costos fijos, solucionamos la gestión de equipos a distancia, agilizamos los tiempos de contratación y el área de RR.HH. se puede centrar en tareas de retención de talento y employer", dice la ejecutiva. Por su parte, desde Nubelo indican el valor diferencial que aportan para la pyme: "Encontramos el talento remoto que buscan de un modo rápido, fácil y transparente", señala Jorge Araujo, director para Latam de la firma.

Talento global a un clic

Para Miguel Terlizzi, director de HuCap, esta modalidad viene asociada con un cambio de paradigma: "Hay una inclinación en las empresas a pensar en resultados en lugar de cumplimiento de horarios", explica y agrega que, además, les permite adaptarse a las necesidades puntuales de la firma: "Reducir costos fijos, trabajar por proyectos y acceder a talento específico con una mirada fresca".

La firma también gana en eficiencia. "Una pyme muchas veces no tiene una estructura de RR.HH. muy profesionalizada y esta opción le permite acceder a profesionales especialistas en diferentes áreas", reconoce Mariel Zitelli, desde Durhone. En su caso, trabaja con freelancers en tareas de community management y elaboración de contenidos de marketing y comunicación que seleccionan a través de la plataforma Workana. "Adjudico a cada proyecto una cantidad de horas y cada hora una tarifa. Hago una supervisión personal".

Otro escenario que incide en el crecimiento de esta modalidad es la crisis de talento en diferentes áreas, pero principalmente a la denominada "industria creativa" -que incluye el diseño, programación, marketing digital-. "A través de la contratación de freelancers, las pymes pueden acceder al talento escaso a nivel global y optimizar sus costos, dado que se eliminan intermediarios", explica Sebastián Siseles, director internacional de la plataforma Freelancer, donde empresas y profesionales se conectan.

La revolución de Internet posibilita trabajar con estos perfiles. "Recomendaría empezar por tareas o proyectos no esenciales, para probar y entender la dinámica. Luego, pasar a cosas más complejas", explica desde Workana Guillermo Bracciaforte, cofundador, para quien esta opción de trabajo es un aprendizaje que se convierte en ventaja competitiva. "Ayuda a ampliar recursos de manera flexible y rápida, con menos trabas, incluso en tiempos de crisis", agrega.

Pero no todo es ventaja. También hay obstáculos. "Un trabajador con este perfil suele no generar un vínculo de identificación tan fuerte con la organización como el empleado permanente y la empresa no termina de capitalizar la curva de aprendizaje, o peor, puede perder de quedarse con el conocimiento que ese profesional ha ido generando", destaca Ghidini.

"Otra de las desventajas -subraya Terlizzi- es que es común que no se encuentre disponible algún recurso freelance con el que se solía trabajar porque ya se comprometió en otro proyecto". "Cada freelancer necesita tiempo para conocer el negocio. A veces puede ser más caro, porque se paga por proyecto y no se tiene disponibilidad full time. Por otro lado, el proceso de selección puede ser largo y a veces es difícil que se adapte a los tiempos de las pymes", cuenta Emiliano Chimera, encargado de Marketing y RRII de Rainieri Argentina.

Desde hace varios años cuentan con freelancers para el área de diseño gráfico y web, consultoría y organización de eventos, entre otros. "Se realizan contratos de exclusividad y confidencialidad. Se trabaja con reuniones semanales presenciales y luego intercambios telefónicos y por email permanentes entres los responsables de llevar adelante el proyecto. Se establece un plan de trabajo que incluye un cronograma que permite monitorear que el avance del proyecto sea como se había pactado", agrega.

Feedback constante

En este sentido, desde los especialistas advierten que no es sencillo aprender a trabajar con personas remotas. La comunicación constante es fundamental.

"Es clave monitorear los avances para corregir, ajustar y ordenar las prioridades a tiempo. Pero hay que ser cuidadosos en la elección del profesional para minimizar los riesgos. En nuestro caso, la experiencia fue positiva, tercerizando cuestiones relacionadas con el diseño, aspectos contables, laborales y tratando de hacerlo en proyectos puntuales mayormente", cuenta Carla Fada, CEO de Moul.

Los especialistas recomiendan establecer objetivos precisos. "Para el corto, mediano y largo plazo. Hacer foco en un proceso de planificación estratégica y un cronograma que permita ir monitoreando el cumplimiento de los objetivos y un alineamiento en plazos de entrega", dice Terlizzi.

La confidencialidad de la información es otro punto crucial. "Es común que muchas organizaciones establezcan cláusulas en este tipo de contratos, haciendo referencia al manejo de esta información durante y posterior a su contratación como freelance", resume.

Desde el delivery de golosinas Truppi, Antonella Minca explica que, dependiendo el proveedor puntual, plantean reuniones mensuales o skype. "Cada proyecto tiene su fecha de entrega y en las reuniones intermedias vamos teniendo pre-views de lo que van realizado, para ir controlando que lo que necesitamos vaya encaminado. Para cada uno de servicios freelance que utilizamos, hemos confeccionado contratos de confidencialidad lógicos en donde protegemos la información que les brindamos y el trabajo que estamos realizando juntos".

DG, agencia de medios, servicio de delivery y mensajería, prensa y comunicación, estudio de DI, Ingeniera Bioquímica, servicio técnico son todos roles bajo la modalidad freelance. "Siendo una pyme es difícil mantener un staff estable tan variado como el que necesitamos. Nos generaría un costo fijo elevadísimo y no son recursos que necesitemos todo el tiempo", agrega.

Moschini deja claro que lo más difícil de controlar son los plazos de entrega, la calidad del producto y la sobrefacturación: "Para esto nosotros hemos desarrollado herramientas que ayudan a ambas partes. En esta modalidad, el tiempo lo es todo y por eso las herramientas que desarrollamos cuentan con estadísticas en tiempo real de lo que está llevando a cabo".

La incorporación de este tipo de profesionales exige a las pymes otra mentalidad de trabajo. "En la práctica, muchas veces, las organizaciones marcan estrictamente las pautas y desarrollo de las tareas, perdiendo precisamente el valor agregado, creatividad, iniciativa y visión global que este tipo de perfiles pueden aportar. El objetivo debe estar claro, pero se debe dar espacio a recomendaciones", concluye Terlizzi.