Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"Los fondos de inversión pueden traducir buenas ideas en negocios"

En un mano a mano, el académico que se especializa en financiamiento y emprendedorismo compartió cómo desarrollar instrumentos para aumentar la oferta de capital emprendedor. Por qué apuesta a una fuerte presencia del Estado para el desarrollo del sector.

El lanzamiento de un programa de apoyo al capital emprendedor y de otra iniciativa para acompañar a fondos en etapa de expansión congregó a gestores y potenciales inversores interesados en apoyar el talento argentino volcado a los negocios.

En lo inmediato, los cautivó la presencia del profesor de Banca de Inversión de Harvard, Josh Lerner, conocido por sus investigaciones sobre el desempeño de los venture capitals y los equity funds.

El académico subrayó la importancia de una presencia equilibrada del Estado para el desarrollo de este tipo de financiamiento acorde para proyectos de alto impacto económico y social, y que no siempre encuentran apoyo en la banca tradicional y, en un mano a mano, compartió con Pyme sus claves para el ecosistema emprendedor.

- ¿Por qué le atribuye un rol determinante al Estado en el desarrollo del capital emprendedor?
Muchas veces, los bancos no están seguros de apoyar a un emprendedor porque no ven las condiciones para aliviar el riesgo. Los fondos de inversión pueden traducir las buenas ideas en negocios, ofrecer mentoreo, actuar como socios y otorgar capital con un seguimiento de la performance. Los gobiernos pueden actuar como catalizadores de ese capital y, en términos económicos, despejar las externalidades, allanar los caminos y "preparar la mesa" para que el capital llegue.

- Las autoridades hablan de coinversión. ¿Es acertado?
Los fondos netamente públicos pueden ser buenos, pero usualmente fallan por no oír los dictados del mercado. A veces saltan hacia áreas generales de la economía o se obnubilan con el ideal de "compartir la riqueza". Facilitar la llegada de fondos privados es mejor, y un mix de capital es un instrumento más poderoso.

- ¿Qué aspectos no deben fallar en esta política?
Deben ayudar a abrir las puertas para que florezca la actividad emprendedora. Son ellos los que necesitan del capital para poder desarrollarse y, hasta el momento, la Argentina ha estado asilada de la globalización de los fondos de capital emprendedor. Es difícil no ser optimista, porque tienen un gran potencial para cambiar el patrón sobre el que se venían desarrollando las cosas.

- ¿Nuestros emprendedores están preparados para adaptarse a las reglas?
La experiencia alrededor del mundo nos dice que sí. El caso paradigmático es el de Israel: a comienzos de los ‘90 había muy poco interés en los venture capitals. Los emprendedores eran muy conservadores y desconfiados de los fondos de inversión. Solían rechazarlos con tal de no dar explicaciones a nadie. Pero al ver que el sistema funcionaba, empezaron a tocar la puerta de los gestores de fondos e hicieron realmente mucho dinero. Creo que acá hay también casos de éxito; por eso, el contacto entre emprendedores y fondos de inversión crecerá substancialmente.

- ¿Qué tipo de oportunidades ve para nuestros emprendedores?
Al menos en la última década, han pasado cosas bastante sorprendentes. Las políticas económicas han mutado para ser más amigables con la creación de empresas globales. En la Argentina han habido casos de éxito en este sentido, como Globant, y otros tantos otros que, tal vez por las condiciones anteriores, no han sido demasiado reconocidos o no tuvieron tanto despegue.

- ¿Encuentra un potencial similar al que tienen otros emprendedores alrededor del mundo?
Estamos asistiendo a una globalización de la actividad emprendedora. Si se echa una mirada a la realidad del ecosistema a comienzos de siglo, se percibía demasiada concentración en Silicon Valley. Si querías hacer una nueva compañía, debías instalarte allí. Ahora hay un desarrollo brutal en Israel, también en China, donde hay una comunidad de gestores de fondos realmente vibrante y con grandes ganadores, como Alibabá. Este cambio se está generalizando, y se encuentran focos de emprendedurismo como Singapur o Australia en software. La Argentina es parte de una tendencia global, si bien el capital extranjero está viniendo de un modo más paulatino. Esperamos que los inversores y emprendedores argentinos se sumen rápidamente a este fenómeno.

- ¿El país está en la senda correcta para constituirse en un polo de atracción?
Absolutamente. Esto no se trata solo de acercar dinero a los emprendedores. Se necesitan incubadoras de proyectos, aceleradoras, abogados, contadores y otros profesionales que acompañen para lograr un ecosistema eficiente. No es algo que se logrará de la noche a la mañana, pero creo que el esfuerzo en conjunto traerá mucho beneficio a la economía local.
 

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar