Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Liniers, detrás de un relato en etiquetas

Para el creador de Macanudo, hacer una ‘historietita’ para una edición limitada de vinos, en la que se ríe de los rituales en torno a la bebida, fue más que una mera experiencia comercial.

- ¿Qué oportunidad le encontró a la idea? ¿Cree que fue un plus para su trayectoria o una oportunidad para alcanzar a un público que no conocía su trabajo?
- No lo pensé mucho con una visión comercial, sino que me cayeron bien los amigos del viñedo y me gustó la idea de hacer la etiqueta.No pienso mucho más a la hora de ponerme a trabajar. Me senté, me tomé unos vinos y me puse a trabajar. No es algo que tenía en mente, sino que lo hice más para disfrutarlo que pensando en que iba a llegar a algún otro tipo de lector para Macanudo (…). También, me gustó el sentido de humor de ellos. Porque, en la última etiqueta, el personaje le está dando directamente de la botella y, cuando se la presenté a Ernesto (Catena) me gustó que me dijera que ellos estaban ahí para respetar al vino y yo, para hacerle un chascarrillo.
- ¿Hubo limitantes o requisitos por parte de la bodega o el diseño lo pudo hacer con total libertad?
- Disfruté mucho el trabajo porque la bodega estaba muy interesada en ver lo que me parecía a mí. No vinieron a pedirme nada en particular. Creo que lo único que me dijo Pablo Naumann (N. de la R.: vicepresidente de la compañía) fue que haga como una historietita, un pequeño relato en etiquetas (…). Después, me dieron libertad para trabajar y para hacer lo que me pareciera. Y se lo agradezco porque generalmente así es como trabajo mejor.
- ¿En qué se inspiró?
- En es ese momento que uno desde afuera -que toma vino como un civil-, a veces siente que se le escapan algunas cosas. Cuando un enólogo habla de vinos le encuentra un montón de detalles y sutilezas que por ahí la lengua bruta de uno, que está más acostumbrado a comer pizza, se las pierde. Y me gustaba esa especie de pequeño rito que tiene la gente que sabe de vino. Siempre me divierte, y alguna vez he hecho chistes con el tema.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar