Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Ley Pyme: un zoom para planificar lo que viene

El Congreso dictó una ley con beneficios para cuidar el empleo, reducir la carga fiscal, encender las inversiones, mejorar el financiamiento y cuidar la competitividad. Qué se debe saber y hacer para maximizar beneficios y poder aprovechar la nueva norma.

Ley Pyme: un zoom para planificar lo que viene

Amitad de mes, el Senado aprobó un proyecto de asistencia e incentivo a la pequeña y mediana empresa que fue incubándose desde marzo con propuestas de distinto signo político y que maduró tras el veto a la ley antidespidos y las medidas ejecutivas de alivio impositivo anunciadas en mayo.

En las 46 páginas, seis títulos y 58 artículos se incluyen varios de los temas que preocupan a las pymes: el empleo, la carga fiscal, las inversiones, el financiamiento y el cuidado de la competitividad. Con la información imprescindible, la micro, pequeñas y medianas empresas ya pueden comenzar a planificar el último trimestre y el 2017, con vista a maximizar los beneficios de corto, mediano y largo alcance que fija la ley.

Qué se dice

El Programa de Recuperación Productiva (Repro) se instala por ley. Las miypmes podrán acceder a una asistencia 50% superior a la suma fija mensual recibida por cada trabajador, hasta $ 9.000. Además, se instruye al Ministerio de Trabajo para simplificar el trámite de solicitud del beneficio.

Las mipymes, además, quedan exentas del impuesto a la Ganancia Mínima Presunta para los ejercicios fiscales que se inicien a partir del 1° de enero de 2017. Para Martín Caranta, especialista en Impuestos del estudio Lisicki, Litvin & Asociados, la ley "está anticipando algo que todas las empresas tendrán desde 2019", según la ley ómnibus de blanqueo de capitales. Otra ventaja es que el Impuesto al Cheque será tenido como pago a cuenta de Ganancias. Y se insta a la AFIP a simplificar el pago de los impuestos nacionales en una ventanilla única.

La ley también establece que las mipymes "gozarán de estabilidad fiscal y no podrán ver incrementada su carga tributaria total", siempre y cuando las provincias dicten leyes de adhesión e inviten a sus municipios a hacer lo mismo. Este aspecto generó fuertes discusiones en Senadores por considerar que afecta a las cajas provinciales. El capítulo impositivo concluye con la posibilidad de las mipymes de pagar IVA a 90 días de facturado, y no cada 90 días, como se había entendido.

También se faculta al Poder Ejecutivo para instrumentar programas de compensación para pymes en zona de frontera, afectadas por asimetrías y desequilibrios de competitividad con los países limítrofes. Según Pablo Kosiner, diputado por Salta y presidente de la Comisión de Pymes en Diputados, "es la primera vez que se establecen criterios diferenciales" para las economías regionales. En concreto, se les podrá aplicar en forma diferencial y temporal herramientas fiscales e incentivos a las inversiones productivas y turísticas, con un diferencial mínimo de 5% y un máximo de 15%. Kosiner precisó que las más beneficiadas serán las empresas del Norte, aunque adelantó que trabajarán "con las autoridades de aplicación para que la ley llegue a todos".

Además, las inversiones productivas concretadas entre julio de 2016 y diciembre de 2018 podrán computar hasta el 10% del valor de los desembolsos como pago a cuenta de Ganancias. Esto no podrá superar el monto que se determine mediante la aplicación del 2%. En el caso de las industrias manufactureras, se incrementará a un 3%. Y se crea un régimen especial de fomento a la inversión que permitirá trasladar el IVA de inversiones al pago de otros tributos.

Asimismo, se crean incentivos para que las empresas vayan al mercado de capitales a buscar financiamiento más barato, con cheques de pago diferido avalados por SGR, pagarés y fondos comunes de inversión autorizados por la CNV, entre otros.

Marco Lavagna, economista y diputado nacional por la Ciudad, explicó a Pyme que el objetivo "está puesto en dotar de mayores instrumentos de descuento y bajar las tasas de interés" que ofrecen los bancos.

Qué se puede hacer

La batería de beneficios enunciados en la ley motivan un cambio en la hoja de ruta y la planificación del negocio. Para el salteño Kosiner, hay ciertos aspectos clave que el empresario debe tener presente: "Quienes tengan personal en riesgo ya pueden comenzar a gestionar ante el Ministerio de Trabajo los Repro. El IVA pagado a 90 días y la eliminación del Impuesto al Cheque les va a dar menos perjuicio financiero y les permitirá encajar los pagos recibidos con los pagos de impuestos, y así habrá menos desfasaje. Esta 'oxigenación' les juega a favor para hacer inversiones, que a la vez descuentan de Ganancias".

Para Vicente Donato, presidente de la Fundación Observatorio Pyme (FOP), la institucionalización del Repro -que aplica sobre empleados registrados- puede ser un incentivo para el blanqueo laboral. "Esto puede ayudar a las empresas a reestructurar con más facilidad la planta productiva, previendo consolidaciones y eventuales despidos", explicó, a la vez que consideró buenos los cambios impositivos para acabar con la brecha entre los requisitos legales y lo que la empresa puede hacer en horas-hombre. Otro punto destacado es la menor carga de costos financieros en descubiertos en cuenta corriente.

Caranta destaca el incentivo a la inversión. "El Estado asegura que no va a recaudar con nuevos impuestos al ofrecer a las empresas estabilidad fiscal. Quien confía en un proyecto espera no ver modificada su expectativa de retorno por costos impositivos. Esto le va a permitir al empresario invertir y buscar mejores procesos productivos", precisó.
 

Lavagna sugirió esperar la reglamentación, que no puede demorar más allá de septiembre, y empezar a proyectar el nuevo calendario impositivo. "Todo esto -resumió- busca cuidar el empleo, sacar la pata de la cabeza del empresario por la presión impositiva, incentivar las inversiones y ayudar a la operatoria y a la incorporación de capital de trabajo".

La Ley Pyme es un importante avance, pero no salda todos los aspectos: no se mencionan ajustes impositivos por inflación ni ayudas para el pago de tarifas. Tampoco da respuestas sobre el monitoreo de importaciones que afectan a la producción nacional. La interpretación de Lavagna es que esta ley "es un aliciente y un reconocimiento de que las pymes tienen que tener un tratamiento diferencial por distintas condiciones en el mercado". Igual, es un buen primer paso.
 

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar