Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La toma de decisiones en un contexto inflacionario

“2 + 2 es 4, la tierra es redonda, corta la bocha”. Esta frase, que inmortalizara el actor Ivo Cutzarida, devenido en político y filósofo autodidacta, me pareció brillante para aplicar a la problemática de las pymes argentinas.
Cuanto esfuerzo conlleva que, en una pyme, 2+2 sea igual a 4, que si el producto o servicio que vendemos fuese la tierra, salga realmente redonda y con los polos achatados, y no por eso es necesario cortar cabezas.
Para medir este esfuerzo, necesitamos desarrollar una estrategia basada en un trípode, cuyas patas son:
1. La planificación estratégica (el armado de un presupuesto económico y financiero).
2. El control presupuestario.
3. Implementar un tablero de comando.
Y, si como muestra, basta un botón…
Un dato al que siempre estoy atento es la cotización del dólar en el mercado a término, que informa el Rofex. He brindado capacitación sobre planificación estratégica en el mes de noviembre de 2015, en enero de 2016, y lo haré próximamente.
Y, si comparamos esos valores, los datos concretos a una fecha cierta son:
- 06/11/2015 = $ 13,65 para el mes de 12/2016
- 20/01/2016 = $ 16,80 para el mes de 12/2016
- 17/02/2016 = $ 17,80 para el mes de 12/2016 (17/02 fecha en que escribo esta nota).
¿Cómo no planificar? ¿Cómo no presupuestar? ¿Cómo no controlar? ¿Cómo no poseer índices que nos indiquen si estamos en el camino correcto o estamos en la banquina?
Los conceptos que conforman nuestro presupuesto económico y financiero deben ser controlados y revisados. Y, luego, en base a esos datos, debo armar un tablero, informándonos que todo está como estuvo previsto. O no. No es sencillo, no es fácil, pero es nuestra responsabilidad llevarlo a cabo.

Actualizar estructura de costos

Una inquietud común que nos acercan es cómo debemos actualizar la estructura de costos para poder determinar correctamente el precio de venta.
Nos encontramos muchas veces, con que a la hora de actualizar los costos y los gastos, muchos empresarios pymes lo hacen por el índice de inflación que se dio en el año (mas allá de la problemática del Indec), lo que es incorrecto, ya que cada rubro tiene o debe tener su propia actualización.
Un ejemplo claro de esto es que, si soy importador, o me proveo de insumos o mercadería de reventa importada, debo conocer el dato del dólar en el mercado a término.
Otro rubro en que esto se expone es en sueldos (más cargas sociales), donde todos los años en las reuniones de paritarias actualizan los valores de los sueldos o jornales del presente año con importes que se van actualizando en dos o tres veces al año, ya no solo en porcentajes sobre el sueldo o el jornal bruto, sino también, por asignaciones de importes no remunerativos.
La coyuntura nos determinará si en los rubros “menores” fijaremos un importe global y nos atendremos a él sin moverlo. Por esto es que debemos ejercer el control presupuestario.
Necesitamos conocer cómo estamos ubicados respecto de lo presupuestado, y saber qué acciones correctivas tomar.
Por último, necesitamos conocer datos mensuales concretos y su evolución para saber si estamos cumpliendo con los objetivos planteados originalmente.
No solo esos datos los obtenemos a través de índices sencillos, como el conocer la evolución de ventas, cómo estamos con los stocks en los depósitos, cómo venimos con los días de cobro y los días de pagos, sino también conocer índices que a veces son datos fundamentales que no tenemos en cuenta.
Se nos presentó un caso en el cual el índice de llegadas tardes empezó a llamarnos la atención por la involución de ese índice en varios meses.
Sumamos la cantidad de minutos de llegadas tarde, y se llegó a la conclusión que la suma equivalía a cerrar la planta tres días por mes.
Este trípode es clave para saber si llegaremos a lograr la meta de toda empresa: el ganar dinero.