Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La importancia del venture capital

Este financiamiento ha sido casi inexistente en el país, pero con el Programa de Fondo de Fondos se abre una oportunidad para el desarrollo de la industria.

por  CAROLINA DAMS

Decana de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral
0
La importancia del venture capital

El financiamiento a través de los fondos de venture capital (VC) es un elemento clave en los ecosistemas emprendedores. Durante los últimos años, esta opción de financiamiento ha sido casi inexistente en la Argentina.

Financiar start ups conlleva un nivel de riesgo muy alto de por sí. El contexto político y económico incierto y un marco legal inapropiado fueron los principales factores que impidieron el desarrollo del VC en el país durante los últimos diez años. Según el Global Entrepreneurship Monitor (GEM), la Argentina se encuentra entre los países con mayor nivel de espíritu emprendedor en Latinoamérica. Sin embargo, el nivel de VC como porcentaje del PBI está por debajo de países con menor nivel emprendedor, como Brasil, Chile, Perú y Colombia.

El Programa de Fondo de Fondos presentado por el gobierno es una gran noticia para el ecosistema emprendedor: se contempla invertir u$s 150 millones en diez fondos de VC a lo largo de cuatro años en un esquema en el que el Estado aporta hasta un 40% del capital. De esta manera, el aporte del Estado se traducirá en una disponibilidad de fondos totales de VC para invertir de, por lo menos, u$s 375 millones (los privados aportan el 60% restante, por u$s 225 millones). Suponiendo una inversión promedio de u$s 1,5 millón, el Programa contempla una inversión total de u$s 37,5 millones por año en 25 start ups, durante los próximos diez años. Para entender la magnitud de estos valores, podemos compararlo con la inversión promedio anual en Latinoamérica, entre los años 2008 y 2013, que fue de u$s 60 millones en 194 inversiones, de acuerdo con las cifras de la Latin American Private Equity & Venture Capital Association (Lavca).

Claves del plan

El programa está estructurado de forma tal de alentar la inversión privada. Si bien el Estado no otorga un subsidio, sino que invierte como un LP más, le pone un tope a la ganancia que le corresponde como inversor. De esta manera, un fondo exitoso que puede tener una Tasa Interna de Retorno (TIR) del 35%, deberá devolverle al Estado el capital más una tasa de interés a definir, muy inferior al 35% y que posiblemente no supere el 8% anual. El excedente sobre esta tasa de interés irá a los otros LPs, generando así un incentivo importante para este tipo de inversión. Suponiendo una tasa del 8%, los LPs obtendrán un retorno de más del 50% en lugar del 35%.

Las políticas públicas de este tipo que han sido exitosas son la semilla para el desarrollo de la industria del VC, elemento esencial para el pleno desarrollo del ecosistema emprendedor. Sin embargo, el Gobierno también tendrá que trabajar en otros aspectos para lograr que los inversores privados se animen a participar en el programa. El incentivo económico planteado podría no ser suficiente. La Argentina se encuentra muy mal posicionada en el Lavca Scorecard, que mide la facilidad de realizar inversiones de PE y VC teniendo en cuenta aspectos legales y regulatorios, el desarrollo del mercado de capitales, los niveles de corrupción y otras cuestiones.

Será necesario generar importantes cambios para mejorar la posición del país en el scorecard. Algunos de ellos son más simples, como los impulsados por la Ley de Pymes. Otros son mucho más complejos y llevarán más tiempo cambiar, como los temas relacionados al desarrollo del mercado de capitales o a acciones tendientes a combatir la corrupción.Sin embargo, soy optimista en que este tipo de medidas son una buena notica y marcan el camino por el que debemos transitar para fomentar el desarrollo y la innovación en la Argentina.