Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

"La función del Estado es ser un generador de condiciones y no quien las imponga"

El economista Matías Tombolini analiza las primeras medidas del nuevo gobierno y predice un escenario de oportunidades para las pymes que se dediquen a generar valor agregado. Las claves.

Matías Tombolini es economista, profesor universitario y columnista. Recientemente, presentó una edición actualizada de su libro Todo lo que necesitás saber sobre economía argentina, lanzado en 2013 por Paidós. En un mano a mano con El Cronista Pyme, analizó el impacto que tendrán los cambios en la macro para las pequeñas y medianas empresas argentinas.

Se liberó el cepo y se desarticularon las DJAI. ¿Cómo inciden estas medidas en la cotidianeidad de las pymes?
El gobierno anterior operaba bajo el paradigma del consumo. El tema es que esta política se financiaba con emisión monetaria y, en un país en el que sus habitantes no queremos quedarnos con nuestra moneda, genera efectos inflacionarios. El gobierno anterior tuvo que salir ajustar la diferencia con las paritarias en base a la inflación pasada. Además, para contener la inflación se generaron mecanismos de control que tenían que ver con anclar el tipo de cambio como el cepo y las DJAI, que regularon el comercio exterior. El modelo actual se basa en la suposición de que para que la economía crezca lo que tiene que crecer no es primero el consumo sino la inversión que tiene como financiamiento el ahorro. Desarmando el cepo se genera una devaluación, pero es positivo para el empresario ya que antes tenía un límite de compra diaria de u$s 50.000 y para pagar un contenedor de u$s 1 millón necesitabas como 20 días para reunir el monto. Las pymes, en especial las exportadoras, van a mejorar su competitividad. Lo que se mantiene es cierta protección por la vía de las licencias no automáticas para importación para proteger la industria, pero sin generar una traba que la haga inviable. El nuevo contexto a las pymes le genera una oportunidad para desarrollarse y, si son exportadoras, una mejor competitividad desde los costos porque a la devaluación no se la tiene que entender como un proceso de transferencia de un sector a otro sino que hay que entender que el mundo devaluó: Brasil lo hizo en más del 50%, Chile casi un 20% y si vamos a la Comunidad Europea también en un 20%, pero donde los precios no aumentaron ni la quinta parte. Es decir, es falsa la idea de que la devaluación va a los precios; esto sucede cuando no hay un plan anti inflacionario integral.

Entonces, ¿existe hoy un plan integral antiinflacionario en la Argentina?
Hoy, 31 de diciembre, lo que vemos es cierta política monetaria que tiene características que pueden ser positivas para tratar de controlarla, pero todavía falta definir cuál va a ser la política fiscal. Es decir, la relación donde el Estado gastaba más de lo que juntaba y que se financiaba con emisión monetaria, hay que reverla y esta revisión es la que está en proceso. Esto lo vamos a vislumbrar una vez que veamos la manera en la que el Gobierno empiece a generar intereses contrapuestos. Digo, ese plan antiinflacionario que necesariamente arbitrará intereses contrapuestos, a algunos les dirá que sí y a otros que no, en definitiva es lo que falta conocer. Lo que está claro es que al empresario pyme este contexto le debería generar oportunidades.

¿Cómo el Estado puede colaborar para incentivar la inversión que pregona este nuevo modelo?
La función del Estado es ser un generador de condiciones y no quien las imponga. Es decir, genera y vigila que las reglas del juego se cumplan, pero no le dice al empresario cuánto tiene que costar un kilo de tomate, un tornillo o lo que fuere. En este contexto el único precio del que se tiene que ocupar el Estado es de las tasas de interés. En la medida que sean bajas claramente se impulsará la inversión y por ende la producción. Es muy difícil crecer o formar capital en un país en el que la tasa de interés es tan elevada como en la Argentina.

¿Qué opinión le merece la presunta intención de aplicar paritarias por productividad?
Lo que el Gobierno intenta es discutir las paritarias en función de la expectativa de inflación y no de la pasada como se venía haciendo. Se va a trabajar con metas de inflación que permitan que todo el mundo ajuste para adelante. Este es un desafío medular y para el empresario pyme todavía más porque queda excluido de la discusión salarial. La reducción de la conflictividad laboral es un desafío que habrá que ver cómo lo encaran el gobierno y los gremios.

¿Qué actitud deben tomar las pymes en el nuevo escenario?
Creo que para el empresario las palabras claves son flexibilidad y adaptabilidad. Van a tener que entender que la promoción de la inversión y la protección de la propiedad privada requieren que tomen conciencia de la necesidad de agregar valor en la producción y no ganar por tener una industria protegida que hace que los consumidores paguen más alto los precios internos. La protección del empleo y el salario son prioridad de la sociedad en su conjunto. Argentina ya probó el ajuste en salarios y los resultados fueron pésimos. De modo que hay que entender que la inflación es un mal generado por el Estado que tiene a los empresarios más poderosos como el principal beneficiario y que la solución de la inflación requiere de un esfuerzo colectivo que esperemos que esta vez no recaiga en los que menos tienen como habitualmente sucede que son los trabajadores.
L.A.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Ernesto Calvo Rodriguez
Ernesto Calvo Rodriguez 14/01/2016 11:11:41

En serio sos economista?. La tasa de interes nunca fueron tan bajas (y de largo plazo) como en los ultimo años. Plan Bicentenario y LCIP llegaron a ser de un digito y a cuatro años. El nuevo gobierno las subio por encima del 30% y es una mala señal