Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La diversidad, escencial para el negocio

Las organizaciones afrontan el desafío de aprovechar el creciente nivel de distinciones en género, nacionalidad y credo que la economía globalizada impone. Las claves.

La diversidad, escencial para el negocio

Lo primero que debemos reconocer es que administrar la diversidad es una tarea compleja. Hace décadas que el mundo lucha a favor de la inclusión de las personas, sin distinción de raza, de género o credo. La Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo de los Estados Unidos (EEOC) fue creada en 1965, durante la presidencia de Lyndon B. Johnson, o sea, que ya tiene 50 años y todos sabemos que aún les queda un largo camino por recorrer. Las empresas gastan miles de millones de dólares para atraer y gestionar la diversidad, tanto interna como externamente, sin embargo, todavía los resultados no son los deseados.

Foco en la problemática

La pregunta es ¿qué cambió en la última década para que las organizaciones empezaran a poner foco en la problemática de la diversidad, como una cuestión esencial de negocios y, no sólo como un aspecto más a cubrir dentro del marco legal de la compañía?
Tan grande es la conciencia de las organizaciones acerca de la importancia real de la diversidad que, en los Estados Unidos, se ha creado en los últimos años la posición de Chief Diversity Officer (CDO), algo así como Director de Diversidad. Los CDO primero hicieron su aparición en las universidades, hace 10 años aproximadamente, y luego las empresas privadas adoptaron el rol, que originalmente formaba parte del área de Recursos Humanos. Se estima que un 60% de las empresas de Fortune 500 tienen hoy un CDO, según un informe del diario The Wall Street Journal.
Y ¿cuál es la función de un CDO? Los CDO tienen la responsabilidad principal de guiar los esfuerzos de la organización para conceptualizar, nutrir y cultivar la diversidad como recurso de negocio. Su misión es lograr que el capital humano de la organización replique lo mejor posible el mundo exterior. Cuando una persona aporta a un grupo su punto de vista único y singular, este generalmente proviene de la suma de vivencias personales, y estas vivencias son muy diferentes dependiendo del género, la nacionalidad o el credo. Compartir estas visiones en un equipo de trabajo contribuye a buscar y generar soluciones innovadoras a los desafíos que enfrentan hoy las organizaciones.

La innovación como pilar

Varias investigaciones han demostrado que la diversidad social se correlaciona con la innovación, y la innovación es un pilar fundamental para el crecimiento y el desarrollo de los negocios. Gracias al avance de la tecnología, el consumidor está en cualquier lugar del mundo donde exista una conexión a Internet y esto ha igualado razas, credos, niveles socioculturales, sólo por mencionar algunos aspectos, y lleva a las organizaciones a tener que resolver nuevos problemas complejos asociados a esta diversidad.