Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La actividad emprendedora busca convertirse en el nuevo caballito de batalla

La Argentina se encuentra entre las 20 naciones más emprendedoras. No obstante, la evolución del indicador de oportunidades muestra una tendencia decreciente. La necesidad de ofrecer productos y servicios con valor agregado.

Cada vez más, el emprendedorismo es concebido como un factor clave para el desarrollo económico. Al comparar a la Argentina con un conjunto de 20 naciones referentes, el país más austral del mundo cuenta con un nivel de actividad emprendedora elevada, ubicándose entre los 20 mercados más emprendedores, según detalla un reciente estudio presentado por el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) de la Fundación Mediterránea sobre la base de indicadores del GEM.
El informe, realizado por Marcos Cohen Arazi y Ana Laura Alonso, da cuenta que, si la comparación se realiza con los países latinoamericanos, la Argentina no representa los mercados con mayor tasa de proporción de población ocupada en la actividad emprendedora.
No obstante, la evolución del indicador de oportunidades evidencia una tendencia decreciente desde 2011 en la Argentina. "El valor obtenido en 2014 (32%) es el mínimo en 12 años y es inferior al registrado en promedio por los países latinoamericanos (49%)", describe.
Un indicador que no pasa desapercibido es la incidencia de género al iniciar un negocio. Es que en la Argentina, la tasa de actividad emprendedora masculina supera en 7% a la femenina. Es decir, de cada 100 mujeres en edad activa, solo 11 emprenden. En el caso de los hombres, la relación es de 18 cada 100. Esta tendencia se replica en todos los países.
Según Ieral, "incrementar el porcentaje de población que se inclina por los emprendimientos no es suficiente. Se debe propender a que estos emprendedores se desarrollen en actividades que impliquen una oportunidad de mayores ingresos, como ocurre en Perú, Chile o Tailandia". Y, agrega, no debe olvidarse que lo que caracteriza a las economías más desarrolladas en su orientación a las oportunidades de generación de valor agregado, como ocurre en Canadá, Estados Unidos, Singapur y Suecia.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar