Indumentaria: un sector en caída libre

El Semáforo de la Indumentaria Argentina de julio, confeccionado por CIAI muestra una sensible baja en el consumo, junto con un incremento de las importaciones. Ambos efectos hicieron caer 6,2% la cantidad de prendas fabricadas en el país durante el primer trimestre del año respecto a igual período del año pasado.

Indumentaria: un sector en caída libre

En la edición de julio del Semáforo de la Indumentaria Argentina se destaca el nuevo dato publicado por el Indec sobre la producción nacional de ropa cayó 6,2% en el primer trimestre del año, en relación al mismo período del año pasado.
Otro aspecto negativo es que, por primera vez desde el inicio de la publicación del Semáforo -en septiembre del año pasado-, 17 de las 18 variables presentan resultados adversos. La única excepción es el tipo de cambio real bilateral con China, que mostró una mejora interanual de 38% en junio de 2018. Esto, de acuerdo al informe divulgado por la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), "otorgó un poco de aire a la industria nacional al encarecer la competencia de prendas importadas desde el gigante asiático".
En medio de la crisis cambiaria y de la habitual estacionalidad, siempre de acuerdo al mismo informe, se registró un descenso en el ritmo de crecimiento de las importaciones de ropa. En mayo se incrementaron en un 12,8% en dólares y 8% en cantidades respecto a igual mes del año pasado, de acuerdo al Indec.
A esto se le debe agregar que los precios promedio de importación subieron 4,5%, movimiento que se da por primera vez desde septiembre de 2017. Por otra parte, las exportaciones de indumentaria argentina mostraron un crecimiento de 1,4% en los primeros cinco meses del año respecto al mismo periodo de 2017, según el Indec.
En cuanto a las ventas de indumentaria, los últimos meses registraron caídas en todos los puntos de venta relevados. De acuerdo a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en los comercios minoristas la reducción interanual para el Día del Padre fue del 9,6%. Y, de acuerdo al INDEC, el descenso fue de 2,9% en shoppings y 3% en Supermercados, ambas cosas en abril de 2018 versus abril de 2017.
Esta dinámica descendente en las ventas, reza el informe difundido por CIAI, no pudo ser compensada por el esfuerzo de la industria para contener los aumentos de precios de la ropa, que sólo subieron 17,1% interanual en mayo, varios escalones por debajo de la inflación general del país (IPC con suba de 26,3% anual).
Una cuestión de costos
Sobre los indicadores que reflejan la evolución de los costos de las empresas de indumentaria, la tasa de interés para que las pymes accedan a financiamiento en sus cuentas corrientes promedió 45,1% durante mayo último, de acuerdo al Banco Central.
Sumado a esto, el costo de la electricidad subió 67,5% respecto de mayo de 2017, según el Instituto de Estadísticas de la Ciudad de Buenos Aires, mientras que la nafta acumuló un aumento de 51% en junio respecto de igual período del año anterior.
De esta forma, los costos subiendo alrededor de 50-60% interanual, junto a menores ventas, a lo que se sumó que los precios de los productos se ajustaron sólo un 17%, constituyó un combo dañino para la rentabilidad de las empresas del sector.
 

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar