Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Herramientas virtuales, un nuevo aliado de los negocios

Tecnologías como la fotografía en 360° y la realidad virtual están empezando a ser utilizadas por pequeños y medianos empresarios para impulsar sus proyectos, y destacarse de la competencia a bajo costo y en cuestión de horas.

Herramientas virtuales, un nuevo aliado de los negocios

Recorrer una propiedad en venta sin tener que moverse, ponerse unos anteojos y trasladarse con los sentidos a un local comercial u observar cada detalle del hotel elegido para pasar las próximas vacaciones desde el celular son algunas de las posibilidades que ofrecen la fotografía en 360° y la realidad virtual. Se trata de tecnologías que están muy instaladas en el exterior y que, si bien llegaron hace varios años, en la Argentina aún no se han masificado, lo que brinda una mayor posibilidad de distinguirse a quienes la sepan aprovechar. En su versión más sencilla, un recorrido virtual en base a fotografías 360° de un pequeño local comercial, por ejemplo, se puede hacer en cerca de 24 horas, a partir de unos $ 4.000.

"Las pymes están descubriendo el potencial que brinda la realidad virtual a su negocio, y son muchas las que ya muestran sus productos y servicios con esta tecnología", señala Hernán España, de Studio 360°, empresa que ofrece estos servicios desde 2009. "Como herramienta de marketing, el tour virtual es una inversión con retorno inmediato, ya que multiplica las visitas y el tiempo de permanencia de cualquier web, generando confianza y seguridad en los productos y servicios que se muestran. La relación costo-beneficio justifica ampliamente su implementación para cualquier empresa", añade.

Demian Arbelo, creador de la firma especializada Explorador360, coincide en que este tipo de compañías suelen ser las que más están demandando el servicio. "No hay negocios grandes que hayan dado el puntapié. Lo más común son las pymes de turismo, como cabañas y pequeños hoteles que quieren mostrar sus instalaciones con esta tecnología, con la que también se pueden hacer tomas aéreas para grandes extensiones", asegura.

Patricia Morilla pertenece a esta categoría. Dirige un pequeño emprendimiento turístico familiar, el Complejo de Cabañas La Cascada de Tanti, en Córdoba. En su web ofrece un tour virtual de las instalaciones y el interior de las cabañas, que incluye no solo imágenes, sino también sonidos del ambiente, la cascada y la fauna local, todo para que el potencial cliente sienta que ya llegó al lugar. "Lo estamos utilizando hace cuatro años y es muy bueno. Le evacúa todas las dudas al pasajero antes de venir", destaca Morilla. "Es efectivo. Me resolvió muchos problemas, como que la gente se queje cuando llega de que la cabaña no es como se veía en las fotos... Esos comentarios no los tengo más", agrega. Y completa: "Ahora, con el tour virtual, cuando alguien llama por teléfono con muchas preguntas sobre las cabañas, muchas veces le decimos que mire las imágenes 360° y listo, ahí se deciden".

Otro de los rubros pioneros en implementar estas herramientas en el país es el inmobiliario. Orion Propiedades fue una de las primeras empresas del sector en hacerlo. "Las herramientas 360° ayudan a mostrar mucho mejor al interesado lo que quiere ver, lo ayuda a ubicarse en cómo es la casa o el departamento de una manera mucho más real e interactiva", dice Laura Teggi, la fotógrafa que lleva adelante el desarrollo 360° en la firma.
"Empezamos hace cuatro años a hacer esto y aún hoy no hay muchas inmobiliarias que lo tengan. El mercado argentino está muy virgen, en general suben dos o tres fotos de la propiedad y nada más", señala.

Dependiendo del tamaño del lugar, el proceso para hacer el tour de una propiedad le lleva a Teggi al menos una hora para hacer las fotos. Luego viene la etapa de edición y animación. En total, el recorrido estandarizado que ofrecen se puede producir de un día para el otro e incluye una instancia prevista para eventuales correcciones del cliente. Si bien no da cifras, Teggi afirma que, para los casos en los que una misma propiedad es compartida con otras inmobiliarias, las visitas al sitio web de Orion, con el tour virtual, se traducen en más consultas de los interesados de las que recibe la competencia.

Pero las inmobiliarias y los servicios turísticos no son los únicos en subrayar las bondades de la fotografía en 360°. Micaela Ferrero es abogada, pero hace seis años decidió dedicarse de lleno a su hobby -los diseños en papel, las tarjetas de felicitaciones hechas artesanalmente-, y hoy vende por Internet al por mayor y menor para los Estados Unidos, España y varios países de América latina. En su búsqueda de una herramienta que le permitiese mostrar de manera profesional e interactiva su lugar de trabajo o craftroom, conoció los tours virtuales en la web de una inmobiliaria y se decidió a hacer uno propio.

Tras la sesión de fotos inicial, en cuestión de 15 días tuvo listo su recorrido, al que luego le fue sumando distintos videos grabados por ella sobre cada uno de los elementos de su taller, así como links para acceder a comprar online. "Quedé muy conforme. Es una herramienta muy novedosa, con muchas aplicaciones. La recomiendo totalmente", asegura. "El tenerlo me distinguió. Aumentaron las visitas a mi página, la gente se alucina al verlo y lo recomienda. Es único, nadie tiene algo similar".

En cuestión de horas

En diálogo desde Neuquén, Cristian Sanz, fundador de Axsols Vistas 360, detalla el procedimiento para producir un tour a partir de fotografías de este tipo. "Se captura un momento de un sitio en 360° y se van componiendo esferas virtuales. Después, estas se unen en una constelación por la que vas pasando de una foto a otra, navegando virtualmente un espacio", describe.

En tanto, España explica que, dependiendo de la complejidad del proyecto, su equipo está en condiciones de entregar el producto terminado tras un solo día de trabajo. "El proceso tiene tres etapas: la toma de las fotos o videos , el stitching y la programación del tour virtual. La sesión para hacer las tomas lleva aproximadamente cinco minutos por cada espacio fotografiado. Ya en nuestro estudio, trabajamos en el stitching de las tomas, retoque en Photoshop, y luego el armado, programación y puesta a punto del tour virtual".
Sin embargo, el trabajo puede requerir más tiempo, dependiendo de la extensión del lugar, el contenido que se quiera incluir y las plataformas en las que estará disponible.

Es un proceso que puede personalizarse a gusto, con música, sonidos, videos, mapas y diversos aplicativos que permite mostrar mucho más de lo que habilita la fotografía o el video tradicional. "Sobre las fotos se pueden montar diferentes elementos. Por ejemplo, si es un bar con todas las mesas, en cada una se puede poner un pin para reservar la mesa que querés con un formulario", ejemplifica Sanz.

A su vez, Arbelo señala que las ventajas de estos tours se potencian si se sube el material al Street View de Google: "Es gratis y brinda mejor posicionamiento a la marca. Si se usa desde el celular, el negocio aparece primero en las búsquedas".

Una vez listo el recorrido en 360°, se puede dar un paso más y mostrar los productos o servicios ofrecidos mediante la experiencia inmersiva que se logra a través de los anteojos de realidad virtual, que brindan una gran sensación de realismo al usuario.

Sanz explica que, una vez generado el recorrido virtual, este tiene los complementos adecuados para que quien esté del otro lado de la pantalla, viéndolo desde un dispositivo móvil, pueda poner el celular dentro de un visualizador de realidad virtual para disfrutar de la inmersión y "sentirse como si estuviese realmente en el lugar", una sensación que, asegura, resulta determinante a la hora de decidir la compra de un producto o la contratación de un servicio.

"Se trata de algo que se va a ir ampliando con la misma necesidad del marketing de experiencia, que apunta a la posibilidad de experimentar el producto antes de comprarlo", sostiene Sanz. "El que va a un negocio habiendo visitado previamente el tour virtual tiene mucha más probabilidad de concretar una compra", cierra.

Más notas de tu interés

Comentarios3
Cristian Sanz
Cristian Sanz 21/03/2017 06:26:18

A los interesados, pueden ingresar a www.vistas360.com.ar y pedirnos mas información.

Jose Aráoz
Jose Aráoz 14/02/2017 04:57:34

Yo le pedí a una empresa que me haga una aplicación de realidad virtual que necesitaba para mi compañía y quedó genial. Se los recomiendo por si les interesa. www.inxignia.com

Javier Beolchi
Javier Beolchi 02/02/2017 07:50:42

Buenas herramientas