Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

En un click

El negocio gastronómico se diversificó con Internet. PedidosYa es uno de los sitios pioneros: nació en 2008 de la idea de tres estudiantes de Sistemas que para un trabajo práctico fantasearon en una especie de MercadoLibre de restoranes. "Tenemos 200 empleados, más de 3 millones de descargas de la app, cuatro oficinas y centralizamos pedidos de más de 15.000 restós", cuenta Federica Hampe, jefa de Comunicación.
Buenchef ofrece la variante más casera del delivery: "Tenemos un chef que propone recetas; el cliente hace el pedido y recibe los ingredientes en su cocina para prepararlos", explica Tomas Manzitti, cofundador del sitio que facturó en 2015 $ 2 millones y proyecta abrir una oficina en México.
Nicolás Peria, socio del sitio de las viandas premium Gama Gourmet, asegura que arrancar, en 2011, fue duro: "Era un producto nuevo, con una tecnología moderna, el envasado al vacío, que requirió muchos ensayos. La inversión inicial fue de $ 2 millones". La facturación terminó por darles la razón. Pasaron de $ 1 millón en 2012 a $ 6 millones en 2014.
Andrea Jatar creó Viandas de la Olla, un sitio que ofrece viandas orgánicas y libres de TACC, inspiradas en recetas tradicionales del Mediterráneo y el Medio Oriente. Invirtió $ 40.000 en instalaciones y MKT.
Tomás Bermúdez, estudiante de Sistemas del ITBA, creó con un grupo de amigos cookapp, una app para reservar mesa en comidas en las casas de chefs.