Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

En un click

El negocio gastronómico se diversificó con Internet. PedidosYa es uno de los sitios pioneros: nació en 2008 de la idea de tres estudiantes de Sistemas que para un trabajo práctico fantasearon en una especie de MercadoLibre de restoranes. "Tenemos 200 empleados, más de 3 millones de descargas de la app, cuatro oficinas y centralizamos pedidos de más de 15.000 restós", cuenta Federica Hampe, jefa de Comunicación.
Buenchef ofrece la variante más casera del delivery: "Tenemos un chef que propone recetas; el cliente hace el pedido y recibe los ingredientes en su cocina para prepararlos", explica Tomas Manzitti, cofundador del sitio que facturó en 2015 $ 2 millones y proyecta abrir una oficina en México.
Nicolás Peria, socio del sitio de las viandas premium Gama Gourmet, asegura que arrancar, en 2011, fue duro: "Era un producto nuevo, con una tecnología moderna, el envasado al vacío, que requirió muchos ensayos. La inversión inicial fue de $ 2 millones". La facturación terminó por darles la razón. Pasaron de $ 1 millón en 2012 a $ 6 millones en 2014.
Andrea Jatar creó Viandas de la Olla, un sitio que ofrece viandas orgánicas y libres de TACC, inspiradas en recetas tradicionales del Mediterráneo y el Medio Oriente. Invirtió $ 40.000 en instalaciones y MKT.
Tomás Bermúdez, estudiante de Sistemas del ITBA, creó con un grupo de amigos cookapp, una app para reservar mesa en comidas en las casas de chefs.