Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Emprender con acento italiano

César Giuggioloni comanda la empresa familiar Grupo GIU, con la que desarrolló Plaza Canning, un complejo que se alza como un pueblo medieval de la Toscana a 30 kilómetros de Capital.

Emprender con acento italiano

Hacia fines de la década del ‘90, César Giuggioloni, junto a su mujer, Liliana Olivieri, comenzó a trazar el plano de lo que se convertiría, años más tarde, Plaza Canning, emplazado a 32 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires. Fue en 1998 cuando este hombre de ascendencia italiana adquirió el primer lote para construir una casa. Siguieron otras, que luego comercializó con su empresa familiar. Y, seis años más tarde, adquirió los terrenos sobre los cuales construiría el complejo que recuerda a un típico pueblo medieval de la Toscana y que da vida a la comunidad de 6.000 familias que residen en esta localidad de Zona Sur.
"La idea fue de tener una estrategia comercial a competir con los grandes grupos establecidos. Creemos que Canning va a ser muy importante en el futuro y van a venir los grandes players. Empezamos a generar un proyecto que no fuera agresivo al lugar, sino que lleve su misma dinámica, que fuera un lugar que convoque a los vecinos a convivir en el lugar, como funciona un pueblo", comenta Giuggioloni.
La inauguración, que requirió de una inversión inicial de u$s 2,5 millones, se fue haciendo por tramos: las cintas del primer sector se cortaron en mayo de 2006, seguido por el primer local del segundo sector en diciembre de 2011 y otras etapas posteriores. Con 21.000 m2, el complejo, en el que 450 personas desarrollan su actividad, alberga 70 locales, 77 oficinas y un hotel 4 estrellas de 51 habitaciones.
Plaza Canning fue desarrollado por Grupo Giu, la firma familiar fundada por Giuggioloni. "Siempre trabajó toda la familia en varias cosas que fuimos haciendo. Mi mujer es arquitecta. Yo me dedico a la parte comercial. Mi hijo, a la construcción. Mi hija, abogada, al gerenciamiento. Y mi nuera lleva la parte contable", dice.
"Esta misma oportunidad la vi en 1994 en Pilar, cuando aún no se había desarrollado. Presenté un proyecto de inversión pero los inversores no lo acompañaron. En un momento vi la similitud con Canning. Tenemos a favor que estamos a 30 km de Capital, cerca del aeropuerto y que tenemos todo por desarrollar".
Otra de las apuestas que se incorporaron al complejo fue el Hotel Plaza Central Canning, un 4 estrellas. Cada habitación, con terraza privada, está equipada con Led TV, escritorio, wifi, baño completo y kitchenette. Entre los servicios adicionales el Hotel Plaza Canning ofrece a sus pasajeros el acceso a su sala de reuniones, salón de eventos, gimnasio, spa con sauna e hidromasajes.
En junio de este año, se sumó el mercado de productores naturales, sustentables y orgánicos Sabe la Tierra, que cuenta con unos 30 puestos de productores. Además, ofrece un sector de abasto: frutas y verduras sin agroquímicos, pollos pastoriles, huevos de campo, panificados integrales, quesos, cereales, dulces y conservas, miel, jugos, aceites, alimentos apto celíacos y yerbas, entre otros. El mercado está todos los sábados, de 10 a 18.
Si bien Plaza Canning se alza como el emblema del grupo, Grupo Giu también desarrolló el barrio cerrado Don Joaquín, de 312 lotes, construcción de casas y se encuentra analizando un par de proyectos de cara a 2017 aunque, de momento, Giuggioloni no puede adelantar detalles.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar