Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El maridaje de dos artes

Como un ‘Netflix’ de las tablas, esta nueva propuesta de entretenimiento busca acercarle al espectador, en la comodidad de su hogar, con calidad cinematográfica y on demand, la posibilidad de ver obras de teatro.

Calígula", "Othelo", "Tanguera" o "La Casa de Bernarda Alba". Los títulos siguen, click tras click, en la pantalla. Comedias, dramas, infantiles o musicales, todos están en la misma marquesina: Teatrix, la nueva plataforma que se puso al hombro la difícil tarea de convertirse en el Netflix del teatro.
Su creadora, Mirta Romay, lleva un apellido de peso en el mundo del entretenimiento argentino. Pionera en educación a distancia y con experiencia en tecnología, el desarrollo de un medio que transmitiera obras on demand, parecía el paso lógico. "Había trabajado trayendo al país nuevas tecnologías de televisión abierta y venía de un proyecto con tecnología para educación con streaming en vivo, muy cerca de lo que hacemos hoy. Estábamos a un paso del teatro digital. Comencé a investigar y me di cuenta de que podía ser una empresa para acercar el teatro a la gente", relata.
La idea, que se lanzó en marzo del año pasado, nació -según sus fundadores- en un contexto de disrupción en el mundo del entretenimiento, generado por la adopción masiva del video on demand (VOD) a nivel mundial. Apuntan a llegar a una parte de la audiencia que tiene Netflix en América latina, que busque un contenido más específico y aspiracional, y esté dispuesta a pagar una suscripción adicional, tal como ocurría con los paquetes de cable. "Vemos en eso una oportunidad para el teatro, de obtener una segunda ventana comercial y competir con la industria audiovisual en Internet, que se encuentra en crecimiento permanente y con necesidad de nuevos contenidos para diversificar la oferta", dice Romay.
El producto consiste en un catálogo de obras filmadas que pueden verse a través de distintos dispositivos: computadora, tablet, televisor y celular. Con una suscripción mensual de $ 150, el cliente tiene acceso a una cartelera que, hoy, ofrece 30 obras nacionales y algunas del exterior.
La propia empresa es la que se encarga de producir el material que se transmite. "Buscamos lograr un efecto cinematográfico. Por eso usamos entre cinco y siete cámaras, y sumamos al público. Antes estudiamos mucho la obra y, en algunos casos, agregamos efectos de sonido en posproducción", detalla Romay. "Me plantearon muchas veces que el teatro no está hecho para ser filmado. Pero esa idea nunca fue un obstáculo para mí. Armé un equipo con gente que viene del cine y apostamos a generar una nueva experiencia, un maridaje entre dos artes", añade.
La directora agrega que no intentan competir con la experiencia de presenciar el teatro, que compromete al individuo de otra manera, sino que se trata de "dos lenguajes diferentes que pueden convivir". "El teatro siempre fue un nicho, pero ahora también compite dentro de lo audiovisual", apunta.
Las charlas con los productores, sin embargo, todavía generan opiniones encontradas. Como es un producto incipiente, el negocio para el creador de la obra todavía no es muy significativo. Muchos prefieren dar el permiso una vez que dejan de estar en cartel, aunque algunos pocos dejaron que ambos formatos funcionen a la vez. "Entiendo que haya detractores, pero muchos productores empiezan a entender que son mundos que no compiten entre sí. Este año tuvimos tres llamados de producciones que nos pidieron que los filmáramos, cosa que en el primer año no ocurría. El teatro tiene una experiencia artesanal que, para el espectador de butaca, no se puede reemplazar",
argumenta.
Como parte del plan para hacer crecer el proyecto, Romay -junto a su COO, Hernán Rozenwaser- recibió apoyo de Wayra, la aceleradora de Telefónica. "Todavía estamos en etapa inicial. Nos están ayudando en el armado del plan de negocios y crecimiento, en terminar de entender la inversión que se necesita para hacer crecer la empresa", explica. También trabajan en temas de usabilidad y métricas para mejorar la captación de nuevos clientes, y en la estrategia y táctica de crecimiento.
La compañía, que espera cerrar el año con una facturación de $ 1.000.000, proyecta triplicar su cantidad de usuarios durante el próximo ejercicio. Para 2017, planea afianzarse en el país, pero también cruzar la frontera e instalarse en México y España. Hoy, cuenta con un acuerdo de reciprocidad con BroadwayHD, su par en los Estados Unidos, con quien intercambia material para ampliar su oferta de obras.
Como novedad para este trimestre, acaba de lanzar su nueva web, que permite al usuario hacer la suscripción totalmente on line, sin necesidad de contactarse con el centro de atención al cliente. Asimismo, aseguran que se encuentra en proceso de conseguir una primera ronda de inversión.

la ficha

- Fundación: marzo de 2015.
- Inversión inicial: u$s 500.000 (propios de la fundadora).
- Empleados: 8.
- Facturación anual estimada: $ 1 millón (2016).

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar