Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El líder, en función al potencial del team

Una de las mejores decisiones que puede tomar el dueño de una pyme en su vida profesional es empezar a invertir más tiempo, energía, dedicación y recursos en los colaboradores cercanos.

El líder, en función al potencial del team

Las personas que nos acompañan llevan dos baldes en sus manos: uno contiene agua y el otro, gasolina. Cuando se presentan las inevitables situaciones desafiantes o las crisis, nuestro círculo íntimo de colaboradores puede tener tendencia a lanzar el balde agua y resolver el tema. O pudimos haber incluido miembros que usen el balde de gasolina y conviertan una pequeña crisis en un problema mayor. Esto es muy concreto con la gente que nos acompaña: pueden hacer desaparecer los problemas o exacerbarlos.

Así como la performance de una organización está limitada por la idoneidad de sus líderes, los resultados de un líder están determinados por la capacidad de su equipo. Es por ello que invertir tiempo en la correcta selección del grupo de colaboradores es un tema estratégico de primer orden para un líder. Hace unos años, siendo director de una empresa multinacional con varias divisiones de negocio (cada cual con su director a cargo), advertí en una evaluación anual que había obtenido rendimientos dispares según la división.

Al analizar el tema vi que no había dedicado el tiempo necesario a dos aspectos clave: elegir a los colaboradores adecuados y estimular su desarrollo. Comprendí, como líder, que mi potencial está determinado por las personas que me acompañan.

Parte de la estrategia que convirtió en éxito el Cruce de Los Andes se basó en el correcto armado del equipo. El General San Martín se rodeó conscientemente de líderes y colaboradores que ya funcionaban sinérgicamente, entre ellos: el cuerpo de auxiliares de Chile; oficiales y soldados chilenos con los que pensaba formar el ejército que ocuparía ese país luego del cruce; Bernardo O´Higgins, Capitán General del Ejército de Chile y Brigadier de las Provincias Unidas del Río de la Plata; contó con la colaboración de gobernadores e incluyó un espía para difundir en Chile noticias falsas sobre lo que ocurría en Mendoza. San Martín no hubiese obtenido la victoria si, como liderlíder, no hubiese tenido la capacidad de armar un círculo íntimo de excelencia.

4 preguntas para formar nuestro equipo

1 Los posibles integrantes, ¿suman o multiplican?
Los líderes que suman son fuertes en su equipo y generan buenos colaboradores. Los que multiplican, además, generan buenos líderes. Recomiendo rodearse de personas con influencia sobre otros.

2 ¿Aportan habilidades complementarias al equipo?
En particular, aquellas que impliquen fortalezas en nuestras propias áreas de debilidad.

3 ¿Suman valor para mí y para la organización?
No se trata de ser egoístas: hay personas que quitan energía. Eso afecta negativamente los resultados de la organización.

4 ¿Impactan positivamente a otros miembros del equipo?
Es clave que el equipo genere buena "química" para operar con sinergia. Eso es responsabilidad del líder. No creo en las victorias solitarias. Mis mayores logros profesionales han sido gracias a la gente más próxima (círculo íntimo), la que ha estado más cerca mío.