El error más común

Muchas empresas presentan una falencia recurrente: los sistemas de seguridad están diseñados para el hombre común y no están pensados para un delincuente. "Los mandatos de ese ambiente son distintos al del resto de la gente y es algo que no está contemplado", dice Walter Aguilar, mientras afirma además que "el latino es cuestionador de la norma por naturaleza". "Por eso, es más sencillo trabajar en Europa y los Estados Unidos que en América latina. Aplicamos medidas factibles y razonables que la gente pueda cumplir. De nada sirve un plan duro, pierde sentido", concluye.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés