Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cuando todo queda en familia

En la Argentina, hay más de 600.000 pymes y el 90% de ellas son familiares. Aquí, la necesidad de separar los vínculos resulta un mayor imperativo, ya que otros empleados -no familiares- también deben desempeñarse en ese ámbito. Según Hernán Trovero, socio de TroveroMorea, el rol ideal de un familiar en una compañía es dando el ejemplo para el resto de los empleados. Pero, existen casos en los que los parientes son los que gozan de mayores beneficios, principalmente en cuanto a ascensos y flexibilidad en los horarios. Así, la fidelidad y la motivación son fácilmente perdidas por el resto de los colaboradores que no sienten una equidad en el trato. "Las empresas familiares suelen ascender o poner en puestos de responsabilidad a familiares que quizás no se ganaron aún el respeto de los demás empleados por su experiencia o conocimiento, afectando la autoestima tanto del familiar, que no se siente a la altura, como del resto", afirma Luciana Paulise como uno de los errores más comunes en estas compañías.