Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Creadores de nuevos oficios de la era techie

Desde hace una década, dos socios ofrecen cursos cortos de tecnología bajo modalidad presencial y a distancia. Emplean a 30 personas y facturan $ 12 millones.

Sanga y Divinsky, excompañeros de la facultad de Ingeniería, fundaron la firma en 2006.

Sanga y Divinsky, excompañeros de la facultad de Ingeniería, fundaron la firma en 2006.

Hace diez años, dos compañeros de la facultad de Ingeniería detectaron que en educación había un nicho inexplorado: no era difícil encontrar cursos rápidos de oficios técnicos tradicionales (como electricidad o plomería), pero si alguien quería aprender a programar un software o armar una red para una empresa, tenía que hacer una carrera de cinco o seis años. Así surgió EducaciónIT, una empresa que dicta cursos cortos de tecnología de manera presencial y a distancia y que en apenas 12 semanas permite a los asistentes desarrollar un oficio en tecnología con mucha demanda en el mercado laboral.

Sebastian Sanga (37 años) y Sebastián Divinsky (40) son los fundadores de este proyecto que arrancó en 2006 con una inversión inicial de $ 40.000 y que en 2015 facturó $ 12 millones, sumando todas sus unidades de negocios. Empezaron en un "garage", con dos aulas, y hoy tienen un centro de capacitación en el microcentro, tres sedes en el interior y una en Brasil. Empezaron con cinco cursos y hoy tienen 24 áreas temáticas. En total, pasaron por sus aulas 45.000 alumnos.

Inicios

Los dos socios estudiaban en la UTN Ingeniería en Sistemas y veían que cada vez se demandaban más programadores, especialistas en redes y diseñadores web, pero en las universidades no daban (y no dan) abasto para capacitar a todas las personas que el mercado necesita. La opción de los cursos cortos era una buena alternativa.

"Lo más difícil fue conseguir el capital. Hoy es quizás más fácil conseguir capitales para emprendedores pero en ese momento no estaba desarrollado. Los $ 40.000 los conseguimos entre conocidos y familiares", cuenta Sanga.

Y existía otro problema: generar confianza entre los potenciales alumnos. "¿Quiénes son estos que empezaron ayer y me piden dinero por unos cursos de los que poco sé?", parecían pensar muchos cuando les consultaban. "Cuando no te conoce nadie, no es fácil convencer. El marketing era uno a uno. Hay un trabajo difícil al principio, especialmente cuando no tenés capital. Quizás se hubiera aliviado si podíamos hacer publicidad masiva en tele o en radio, donde llegas más rápido al cliente", explica Divinsky, quien aclara que en ese momento el marketing digital y las redes sociales no tenían la potencia que tienen hoy.

Una de las herramientas más efectivas para convencer es la de la "Garantía de aprendizaje" que ofrecen en todos los cursos. El alumno puede volver a tomar cualquier curso que haya hecho en seis meses en forma gratuita si no entendió algo.

Así se fueron expandiendo, siempre con un perfil de alumnos particulares que fueron moldeando sus más de 120 cursos. "Nuestros alumnos quieren progresar a nivel profesional. En general, vienen porque quieren un crecimiento. Incluso, tenemos una bolsa de trabajo con mucho movimiento. Es gratuita y las empresas publican sus pedidos. Conectamos empresas con alumnos que están capacitados. Y hoy, el mercado IT es un mercado caliente que no tiene gente suficiente para cubrir todos los puestos de trabajo que se generan". También hacen capacitaciones para empleados de empresas como Globant, IBM, Disney, YPF y los bancos Hipotecario, Santander, Citi, Galicia, Itaú y Francés, entre otros.

Con el tiempo, la expansión los llevó a diferenciar entre tres unidades de negocios. La de educación IT en que se trabajan estos "oficios" relacionados con la tecnología, como seguridad informática, Linux, Windows server, programación web, programación, diseño, marketing digital, entre otros. Luego, identificaron que había un nicho adicional que era trabajar como terciario de tecnología (al que denominaron ISTEA) con dos carreras, "desarrollador de software" y "especialista en soporte de infraestructura"(redes, servidores, etc). Y, por último, plantearon un tercer esquema al que denominaron EducaciónBiz, en que capacitan en habilidades blandas como administración, cursos de relaciones interpersonales y disciplinas personales, entre otros, siempre basados en el mismo esquema de trabajo que los hizo crecer.

"Cuando arrancamos hacíamos todo nosotros. Fue muy a pulmón. Los dos éramos gerentes de recursos humanos, de marketing, hacíamos el diseño web, la programación. Fue de a poco", recuerda Divinsky. Hoy tienen 30 empleados con gerentes en cada una de las áreas.

Negocio sin fronteras

El negocio creció mucho más de lo que los socios inicialmente pensaban. El modelo de negocio permite crecer sin que los socios estén presentes en el lugar. Por eso, hoy el desafío es expandirse en el país y en la región a través de un sistema de franquicias. Ya tienen presencia en San Juan, Tandil y Rosario, y están en proceso la apertura de otras sucursales en otras capitales provinciales. Además este año abrieron en Brasil y buscan expandirse a Chile, Colombia, Perú y México. "Le aportamos fortalezas a nuestra franquicias y todo el know how. La idea es que repliquen el negocio. El futuro es la expansión regional, con sucursales físicas", explica Sanga".

El desafío al plantear una nueva sede siempre es el mismo que tuvieron en los comienzos. "Para hacer pie en un lugar hay que bajar la duda o falta de confianza que tiene el alumno. Lo que termina pasando es que viene, lo asesoramos personalmente y después del asesoramiento queda convencido", dice Divinsky. "Hace un curso para probar, ve que funciona, que fue una experiencia positiva. Y una vez que prueba entiende cómo funciona y ahí puede hacer más cursos y sigue adelante", agrega.

Ficha

- Fundación: 2006.
- Inversión inicial: $ 40.000.
- Facturación 2015: $12 millones.
- Empleados: 30.
- Sucursales: 5.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar