Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Consolidar los procesos

Meranol fue la última emisora de acciones bajo el régimen Pyme, en diciembre de 2012, aunque es activa en la colocación de ON. Su primera colocación de ON fue en 2011. En junio de 2016, emitió dos nuevas ON, con vencimiento en 2019, según la Bolsa de Comercio porteña. Gustavo Barylko, director de Meranol, dice que la experiencia para aplicar con los distintos actores del mercado permitió a la firma consolidar sus procesos. "Alcanzamos todas las certificaciones, continuando el proceso iniciado en 2008 con la incorporación de un socio extranjero, Chemtrade Logistics, una química listada en la Bolsa de Toronto", agrega. Barylko recuerda que a fin de 2012, la firma abrió el capital y en 2013 emitió deuda en línea con el plan de inversiones a cinco años. "En julio de 2015 pusimos en marcha la primera etapa del proyecto con el start up de una nueva planta de sulfonación que nos permitió empezar a consolidarnos en el mercado", dice.
En junio de 2016, Meranol puso en marcha la segunda etapa, con el start up de la nueva planta dual de sulfatación con tecnología Desmet Ballestra. "Esta inversión nos coloca como únicos productores locales para la elaboración de productos sulfatados para la industria de higiene y cuidado personal, lo que permitirá sustituir importaciones y llegar a mercados regionales", proyecta. Meranol coronará el proyecto en 2017 con la puesta en marcha de una nueva planta de sulfonación-sulfatación que adquirió para destinar a la industria de Oil & Gas. Además, cumplen el cronograma de construcción y montaje de una nueva planta de sulfato de aluminio en el norte, para acompañar las obras de potabilización y ampliación de la red de distribución de agua potable. "La oportunidad del IPO facilitó el proceso de inversión de más de u$s 35 millones. La emisión y el compromiso de los accionistas permitieron el desarrollo", valora Barylko.