Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Cómo preparse para retomar la senda del comercio internacional

La movilidad del escenario políticoeconómico obliga a las pymes a enfrentar nuevos desafíos y a desarrollar estrategias inteligentes para sobrellevar la coyuntura.

por  CARLOS SAVI

Director de Comercio Internacional de la Universidad Siglo 21
0
Cómo preparse para retomar la senda del comercio internacional

Estamos transitando los primeros meses del año y la movilidad del escenario político-económico obliga a las pymes a enfrentar nuevos desafíos. No es un tema menor pues el 95% de las empresas argentinas están en ese grupo y son responsables del 70% del empleo privado.

En efecto, unas 600.000 firmas emplean a alrededor de 6,5 millones de trabajadores y son una pieza clave para reactivar la creación de empleo privado, estancado en los últimos cuatro años. Estas pymes pertenecen principalmente al sector de servicios y en un volumen menor al de comercio e industria. De todas ellas, en 2015 unas pocas efectuaron ventas a otros países y potencialmente hoy podrían hacerlo solo unas 6.000.

Veamos en qué escenario mundial del comercio internacional nos encontramos:

- Hay una nueva desaceleración del comercio mundial. La OMC achicó su previsión de crecimiento de volúmenes de comercio para 2016 a 2,8% (de 3,5% en igual fecha de 2015)

- Los 20 países más desarrollados agregaron algún tipo de barrera comercial.

- Hubo una desaceleración de China y otros países de Asia que redujeron sus importaciones.

- Hundimiento de los precios de las materias primas y bienes primarios.

- Desaceleración de mercados emergentes como Brasil.

- Hay una devaluación importante de las monedas de países.

- Casi nulo crecimiento de la economía en la Eurozona.

- Mejoras en la documentación aduanera y de organismos de certificación con documentación digital y/o sitios en Internet.

- Estandarización y mejoras a nivel de banca mundial en el manejo de instrumentos de cobro.

- Búsqueda de un comercio internacional sustentable con cuidado del medio ambiente.

- La firma del acuerdo por el área de libre comercio internacional más grande del mundo: la Trans-Pacific Partnership (TPP), que alcanzará a 800 millones de personas. Este acuerdo tendrá un impacto fuerte en los países miembros.

- La concreción de otros tratado, como la Alianza del Pacífico y el Acuerdo Transatlántico.

Las primeras medidas del Gobierno apuntan a una concentración de organismos dedicados a la promoción del comercio exterior e inversiones en la Agencia de Promoción de Inversiones.
Esto responde a una necesidad imperiosa del fortalecimiento tecnológico de los procesos productivos para poder competir. En la mayoría de las pymes anteriormente mencionadas, las máquinas y procesos son obsoletos y muchas de las certificaciones se han caído o no han seguido el ritmo de exigencias de los mercados externos.

Todos esos procesos deben iniciarse rápidamente y deberán aparecer financiaciones accesibles para esas empresas sin una gran estructura. Fuentes del Ministerio de la Producción señalaron que "la Agencia de Promoción de Inversiones funcionará tomando el modelo de las principales agencias de la región y el mundo. Va a identificar, promover, captar y facilitar inversiones en la Argentina, mejorando la competitividad".

Por otra parte dentro de los planes recientemente conocidos de la Secretaría de la Pyme del nuevo Ministerio de Producción, se destacan tres prioridades:

- La asociatividad regional y sectorial (consorcios, clusters, cooperativas regionales).

- La innovación productiva (desarrollo de procesos productivos sobre la base de las nuevas tecnologías).

- La formación de los RR.HH.

Estos nuevos organismos están aún muy alejados de la problemática y necesidades de de las pymes argentinas, al momento en que fue escrita esta columna (febrero de 2016). Se trata de un contexto novedoso e incipiente, pero son macro-procesos cuando las pymes tienen una microrealidad que pasa por:

- Adaptarse al fin del cepo.

- Aprovechar la reducción de aranceles de exportación.

- Enfrentar dificultades para financiarse y sufrir altas cargas impositivas.

- Temor a la posibilidad de una invasión de bienes importados.

- Los aumentos de insumos por la devaluación.

- Los ajustes de tarifas de servicios por las quitas de subsidios.

- Las negociaciones salariales por la inflación.

Ante este panorama resumido, las pymes argentinas deben desarrollar estrategias inteligentes para sobrellevar la coyuntura y posicionarse muy bien en un panorama que, a mediano plazo, parece ser muy alentador.

Una lógica reacción de las pymes debería contemplar:

- Las estrategias: diseñar proyectos realistas a mediano plazo sobre la base de asesoramiento profesional; "apurar" se refiere a aprovechar el tiempo de implementación y maduración de las nuevas medidas.

- Desarrollar alianzas: aprovechar las sinergias con otras pymes y los beneficios que brindará el Estado.

- Hacer reingeniería de sus ofertas: adaptarse a las exigencias del mercado externo: presentación de productos, exigencia de nuevas certificaciones, packagings globales y reformulación de precios de exportación para esos mercados en base a las nuevas variables económicas.

- Calmar la ansiedad: se inició un proceso que va a llevar muchos meses para que brinde los primeros resultados. Mientras tanto el día a día continuará con sus exigencias y avatares.

Conclusiones

Aparece una gran oportunidad para las pymes argentinas que alguna vez exportaron -y dejaron de hacerlo- y para otras que soñaron con exportar y aún no pudieron. Deberían desarrollar proyectos ingeniosos con vista de mediano plazo. Seguramente requerirán capacitación, vinculación con firmas pares y cámaras sectoriales, estar atentos a la bajada de resoluciones, asesorarse sobre las necesidades de los mercados más cercanos y vincularse con los organismos de promoción.

Demandará un esfuerzo extra pero en una Argentina que nuevamente abre al mundo sus puertas es una oportunidad que no debe desaprovecharse. Los resultados no van a depender solo de ellas, pero todo parece propicio para que si "calman su ansiedad" y desarrollan su propia "ingeniería de negocios" en pocos años los beneficios del comercio internacional pueden llegar también a golpear sus puertas.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar