Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cómo limpiar la reputación online

Aunque los resultados no son siempre instantáneos, es posible actuar para poner a salvo uno de los activos más importantes que tiene una compañía: su imagen.

Cómo limpiar la reputación online

Un inconveniente de Internet es la posibilidad de mostrar su nombre en un buscador de resultados en contenidos que no lo favorecen. ¿Qué se puede hacer?
Una opción es iniciar un proceso judicial contra el buscador, intimándolo a "bajar" los contenidos y a indemnizarlo. Tribunales está lleno de almas que buscan su reivindicación. El mecanismo, dentro de esos parámetros, dio resultado, tal como lo atestiguan célebres casos de celebrities.
Otra opción: intimar a los buscadores a que bajen los contenidos, con el mecanismo que ellos implementaron online. El sistema funciona. Pero no siempre resulta: si al buscador le cabe la menor duda sobre la razonabilidad de su petición, no bajará nada.
Si el contenido no es injurioso, racista o violatorio de su derecho de privacidad, pero es perjudicial para los negocios, habrá que recurrir a la tecnología. Deberá accionarse sobre las páginas de resultados, fomentando los contenidos de connotación positiva, para postergar la ubicación del contenido molesto más allá de las primeras páginas (el 5% de los usuarios navegan más allá de la primera página de un buscador).
La forma más eficaz de controlar las menciones sobre nombres y marcas es su generación de forma proactiva: construir contenidos para que otros no puedan ocupar ese espacio, con sus concepciones. Cuanto más contenido generen personas y organizaciones, más difícil le resultará a un tercero que sus comentarios superen en exposición a los de sus mayores interesados.
Si bien en algunos casos esta alternativa es la más aconsejable (para noticias sobre antiguas quiebras, concursos, sentencias condenatorias ya purgadas) también hay que ser paciente para ver los resultados: de dos a seis meses. Dependerá del dinamismo del sitio donde están alojados, pues no es igual la edición digital de un diario de amplia circulación, que la página de una cooperativa rural con nueve miembros.
A modo preventivo, hay herramientas que monitorean Internet para estar al tanto de ataques potenciales contra la reputación de la organización. Una de ellas es Mention, que ofrece una amplia gama de servicios.
Hay mecanismos que permiten limpiar o poner a salvo la reputación online de una persona, marca o institución. Los resultados no son siempre instantáneos, pero sí a la larga efectivos. La buena noticia es que se puede actuar para poner a salvo uno de los activos más importantes que tiene una empresa: su reputación.