Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cómo aprovechar el blanqueo sin ser expertos en finanzas

Los plazos se acortan y los empresarios pyme que vayan a sumarse a la exteriorización tienen que tomar la decisión más acorde a sus expectativas de tasas, plazos y riesgos. Dos expertos analizan las opciones del sistema a nivel tributario y financiero.

Cómo aprovechar el blanqueo sin ser expertos en finanzas

A pocos días de vencer el plazo para sacar a la luz el efectivo, el sinceramiento fiscal avanza con incertidumbre por el lado de los que tienen patrimonios sin declarar y acciones de detección de activos con visitas personales desde la autoridad impositiva. Es el tiempo de tomar decisiones, de poner blanco sobre negro, como en una cuenta regresiva donde el cero es el 31 de octubre. Y el último día de 2016, para los que tienen cuentas y sociedades en el exterior no declaradas. Con este vértigo, y mientras se van abriendo las cuentas especiales en los bancos, nueva información se suma todos los días.

"El sinceramiento fiscal es diferente a los anteriores que he vivido, porque en aquellos el contribuyente blanqueaba lo que tenía ganas y sobre lo otro dormía tranquilo porque el fisco argentino no iba a poder tener información sobre los activos del exterior", así caracteriza el especialista en derecho tributario César Litvin la particularidad de esta nueva posibilidad, en una charla informativa organizada por ADBlick Agro, que ofrece su propio FCI para apostar a la economía real.

Según su visión, el cambio es que ahora el intercambio de información a nivel global va a dar cuenta de esos capitales en el extranjero. "Hay un radar posado sobre toda la intimidad económica de los contribuyentes y no es un cuento", remarca. La AFIP tiene 55 regímenes informativos que le permiten saber todos los bienes registrables que hay en la Argentina, gran parte de los consumos con tarjetas en el exterior, matrículas, expensas.

A partir de la ley aprobada se acaban los intercambios a requerimiento y entran en vigencia los automáticos a partir de septiembre de 2017 y de 2018, según los países. Los que arrancan en el alta temprana, entre los que está la Argentina, toman como base para el intercambio de información los saldos preexistentes al 31 de diciembre de 2015. Y, aunque EE.UU. no participa de esta iniciativa, desde la visita de Obama al país se retomaron conversaciones para algún futuro acuerdo recíproco sobre evasión impositiva y se restablecieron los intercambios de información por lavado de dinero entre la UIF y la finCEN. "De acuerdo a mi experiencia no puedo decir que este va a ser el último blanqueo en la Argentina pero sí creo que los próximos serán más caros", estima.

La OCDE pidió hacer amnistías en los países que entraban en el intercambio de información pero recomendó que éstas sean onerosas: cuando se analizaba la alícuota de esta amnistía se partía de 15%. "En la Argentina tiene algo inédito con relación a anteriores blanqueos, porque privilegia a los pequeños ahorristas y el destino de los fondos no va para que se lo gasten los gobiernos sino para reparar una deuda histórica con los jubilados. A diferencia de los CEDIN, que solo permitían blanquear moneda extranjera, esta vez se permite exteriorizar todo tipo de bienes", puntualiza. También es amplia la fecha de corte: para las personas físicas el 22 de julio y para las jurídicas el último balance de 2015.

Sobre quiénes pueden exteriorizar, más allá de los que son residentes con anterioridad al 22 de julio, hay un criterio oficial de la AFIP sobre los que vivían en el exterior y dejaron algún bien sin justificar. Litvin detalla con ironía: "Pueden volver, hacerse residentes por un minuto, sacan el CUIT si no lo tienen, blanquean y después piden la baja".

¿Regularizar a un testaferro?

"Esta ley permite la creatividad porque hay dos artículos que son tan generosos que hasta me hacen un poco de cosquillas". Uno de esos artículos permite regularizar distribuciones familiares; es decir, activos o cuentas que están a nombre de un padre, cónyuge, hijo o nieto y el residente los puede declarar como propios con su consentimiento pero sin necesidad que aquel titular viva en el país. Esta operación de cesión tiene que hacerse mediante un trámite notarial antes de abril de 2018, el cedente tiene que dar conformidad en un aplicativo de la AFIP y no es onerosa ni tiene efecto tributario. "Aunque llama la atención, permite regularizar a un testaferro, siempre y cuando ese tercero titular del bien sea un residente o una empresa radicada en el país. Hay muchos inmuebles a nombre de sociedades y en rigor de verdad quedamos rehenes de la posibilidad de venta de esos bienes porque el costo computable ha quedado desactualizado", dice Litvin.

Con este blanqueo se puede pasar la titularidad a personas físicas accionistas de la empresa y no venderlo inmediatamente, porque la AFIP dijo que será considerado una simulación, pero sí en los próximos años. La ganancia es que cuando lo venda no paga el 35% Ganancias por la operación sino sólo el 1,5%, como cualquier persona física. Para quienes tienen estructuras en el exterior también tiene beneficios porque permite declarar tenencias accionarias propias o los bienes de esas sociedades off shore, o directamente bienes personales en otros países. La apuesta de la norma es que esta vez regularicen su situación pequeños y medianos ahorristas, que hasta ahora no veían beneficios reales de declarar activos ni problemas urgentes de seguir en negro.

"En cuanto a las alícuotas, las tarifas del impuesto especial, creo que el 0% por hasta u$s 305.000, que después pasa al 5%, y las del 10 y 15% están bien. El bono a 3 años que venció el mes pasado nunca generó expectativas en ningún analista financiero serio ni fue del interés de nadie, así que si se considera un fracaso a la ley por ese instrumento se cae en un error", sostiene Litvin. A su entender, el bono mágico a 7 años puede ser un poco más interesante pero su valoración es más subjetiva según el inversor. Lo interesante es la posibilidad de contar con dinero antes no declarado para invertir en fondos comunes de inversión para desarrollos productivos, agropecuarios, inmobiliarios, de energías renovables. El aporte mínimo al FCI es de u$s 250.000, tiene que contar con al menos tres proyectos y el capital tiene que estar inmovilizado cinco años, pero no paga ni un peso del impuesto especial.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Gabriel tiscornia
Gabriel tiscornia 27/10/2016 09:27:42

Este Litvin anda por todo el país tratando de asustar incautos y giles para llevar trigo a su estudio tributario...

Gabriel tiscornia
Gabriel tiscornia 27/10/2016 09:24:29

Blah, blah, blah...