Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Chile apuesta a su variedad autóctona

Un equipo de investigadores de la Universidad Arturo Prat producirá este año el primer vino chileno con una cepa local: tamarugal.

Tras años de estudio, un equipo de investigadores de la universidad chilena Arturo Prat halló la, hasta el momento, primera cepa única con una variedad autóctona del país trasandino: tamarugal, una variedad que estuvo más de 100 años oculta y que entrega una uva con alta concentración de azúcar. Así lo confirmaron autoridades de esta institución educativa, luego de hacer público un comunicado a través de la página web de esta casa de estudios.
Este hallazgo, generado en el desierto más árido del mundo, en la Región 1, permitirá a Chile comenzar a producir vinos con una variedad única en el mundo.
La cepa fue contrastada en bancos mundiales con más de 7.000 variedades, a través del Instituto Inra de Montpellier y en la actualidad se encuentra en proceso de tramitación en el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG).
La iniciativa, que desde 2011 tuvo el apoyo del Fondo de Innovación a la Competitividad del gobierno Regional de Tarapacá, permitió que se pudieran implementar un laboratorio y los equipos para la producción del vino y cultivo en el Centro Experimental de Canchones, que tiene la UNAP en Tamarugal.
En función a lo hallado, se determinó la producción de las cepas país, gros colman (tinto) y tamarugal (blanco), que el año pasado alcanzó una producción de 600 litros, esperan incrementar a 5.000 y podría escalar a una producción de 20.000 litros anuales.
El stock de vinos en Chile aumentó 16,8% en 2015, totalizando poco más de 1.238 millones de litros, según el último Informe de Existencias de Vino emitido por el SAG.