Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Capitalismo consciente: el negocio que viene

Referentes del ecosistema emprendedor local participaron de una mesa redonda en la que analizaron los desafíos que enfrentan las empresas con impacto social.

Capitalismo consciente: el negocio que viene

El emprendedorismo social los convoca. Y darle escala a su impacto se convierte en el desafío que los ocupa. Reunidos, y aportando cada uno su perspectiva y expertise particular en la materia, conforman el jurado que elegirá al ganador de la Argentina y Uruguay de la segunda edición de Chivas The Venture (ver recuadro "Camino a Oxford").

Ellos son Lucas Campodónico, director General de B-Eco; Matías Kelly, titular de la Unidad Ejecutora de Ingreso Social con Trabajo de Presidencia de la Nación; Silvia Torres Carbonell, subsecretaria de Industrias Creativas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y directora Académica y Estratégica del IAE Business School; Julia Bearzi, directora Ejecutiva de Endeavor Argentina; y Natalia Ca, cofundadora y directora de Inclúyeme.com, el emprendimiento ganador de la primera edición nacional de este certamen. En una mesa redonda, de la que participaron también Adriel Labbe, gerente de Marketing de Vinos y Whiskies para Pernod Ricard Argentina, y Agustina Spini, manager de PR y eventos de la misma firma, los especialistas analizaron los desafíos que enfrentan los emprendedores sociales y las tendencias en los negocios que vienen.

"Realmente, creo en la empresa como una de las mejores formas de mostrar lo que es la libertad del ser humano para crear. Y, en la esencia de esta empresa, como célula de la sociedad, está su impacto social. No puede no estar", comienza Torres Carbonell. "Esto no pasa si no hay un ecosistema. Y el ecosistema requiere del Estado, del emprendedor, de los inversores y de las grandes empresas, que se nutran de este espíritu y, además, que nutran a los emprendedores para cumplir su rol social", agrega.

Planteado el dilema, la discusión comienza. Aquí, las claves en debate a la hora de fomentar un emprendedorismo social escalable.

Combustible para crecer

En contraste a la imagen romántica que suele tenerse en referencia a este tipo de emprendedores, en la que el dinero aparece como una variable en segundo plano, los jurados de Chivas The Venture destacan el rol del lucro como combustible para crecer.

"Creo que hay filantropía y está muy bien que la haya. Pero eso no es escalable ni sustentable. No alcanza. Por eso, es interesante ir hacia lo integrado", sostiene Kelly, quien ilustra sus palabras con un ejemplo: "Siempre pienso en un querido amigo que tenía una empresa de atención ginecológica. Mientras más plata ganaba, más ayudaba a las mujeres y mejor hacía al mundo. Redujo la tasa de cáncer de cuello de útero. Eso es un impacto súper integrado".

En forma concurrente, Torres Carbonell habla de los "emprendedores de negocios", aquellos que "van a hacer negocios y tienen al lucro, no como un objetivo único, sino como un combustible necesario para expandirse, para crecer como empresarios". Ahí, considera, "hay una conciencia de impacto social".

En relación a ello, lo que pareciera estar sucediendo, y que estos referentes promueven, es la convergencia del triángulo que integran las ONGs, los programas de RSE de las grandes firmas y el Estado en torno a la búsqueda de efectos de esta naturaleza. "Creo que el sistema capitalista se está reinventando. Es más humano, consciente. En el fondo, las empresas sociales se basan en un sistema capitalista, vuelven a un modelo de que necesita mercado, renta, generar ingresos. No es reinventar en ese sentido, sino revitalizarlo con un modelo, me parece", reflexiona la funcionaria.
Labbe, desde Pernod Ricard Argentina, se retrotrae a las bases de su propia experiencia emprendedora como fundador de Nuevo Mundo Deli Snacks.

"Para que haya un futuro en lo que uno hace como emprendedor, creo que primero se tiene que ser sustentable económicamente. Recién cuando uno lo es, puede pensar en un segundo paso. Es un país como la Argentina, pasar esa barrera ya es complicado. El emprendedorismo tiene un ciclo. Si uno arranca al revés, va a crear una teoría y no una práctica ejecutable", puntualiza. "Creo que la marca o la compañía es un facilitador para poder trabajar sobre estos puntos, porque siempre una ayuda económica, o mismo prácticas o capacitación, que es lo que se plantea acá [con Chivas The Venture], se tienen que llevar mucho más que plata. Difundir, estimular, todo ese proceso agrega valor. Eso se esparce", completa.

El rol del Estado

"Creo que el Estado tiene tres roles claves -detalla la subsecretaria de Industrias Creativas porteña-. El primero es estimular, promover, articular, difundir; a veces intervenir con fondos, pero no necesariamente. El segundo rol es ayudar, acompañar, ver dónde están los gaps e intervenir, pero solo para crear las competencias o skills necesarios. Y, finalmente, sustentar, porque hay y va a haber fracasos, y el Estado tiene que promover un sistema en el cual se pueda salir fácil del fracaso cuando este se hizo honestamente".
En línea, Kelly completa: "Sin dudas, el rol del Estado para unificar y acompañar a esa empresa que está generando impacto social es fundamental".

Ahora, si bien el compromiso estatal es importante para impulsar la escalabilidad de los impactos sociales de estos emprendedores, para lograrlo se necesita ser consistente. ¿Qué quiere decir esto? Campodónico lo explica de esta manera: "Creo que lo colectivo se genera desde lo individual. Y me parece que el rol del Estado es ser sustentable para adentro. Primero, tiene que ser coherente. Ese es su trabajo".

La palabra clave

Este apoyo, acota Bearzi, es necesario para que los proyectos escalen, pero también lo son mecanismos adecuados para estos negocios. "Necesitamos instrumentos para financiar a este tipo de empresas, que son diferentes a los de las compañías tradicionales", subraya.
De todos modos, para Campodónico, "la gran oportunidad" no es otra que la cadena de valor. "La única forma de que un emprendedor crezca es siendo parte de la cadena de valor de un pez más grande", enfatiza. Así, la palabra clave parece ser "asociación", de las grandes firmas con ese emprendedor, pero también de este último con el Estado, al que Torres Carbonell califica como "un gran promotor de desarrollo como comprador". Esto, en palabras de Bearzi, es "invertir en el proyecto, acelerar, asociarse y utilizar la palanca de la gran empresa para que el emprendedor crezca".

En lo que a financiamiento refiere, no obstante, un interrogante permanece irresoluto: ¿Conviene la inversión a cambio de un porcentaje accionario o el impulso a través de, por ejemplo, compras anticipadas (algo, de momento, poco usual en la Argentina)? "Hay muchos emprendedores que se salen de eso -dice Ca en relación a la primera opción-. Si tu propósito está alineado a que muchas empresas trabajen con tu producto, no vas a aceptar que invierta una gran empresa, excepto que estés muriendo".

Dicho de otro modo, la tensión entre pipeline, empresas que estén factibles de ser invertidas, y financiamiento parece lejos de resolverse. "Debe existir en todo el mundo, pero en la Argentina es tremenda. En general, financiamiento no hay, excepto unas líneas muy chiquitas. Un poco lo que se viene es cómo se administra esta tensión en un nuevo sistema donde el financiamiento va a empezar a venir, probablemente, con foco en estos emprendimientos", explica Kelly.

Interacción debida

Sumado a este escenario, cuya materialización parece cada vez más inminente, otros desafíos aguardan en el horizonte del emprendedorismo social nacional. Torres Carbonell identifica uno de ellos. "La interacción de estos emprendedores innovadores con el Estado, donde el Estado no tiene que ser el que hace todo, sino que tiene que ir a buscar un expertise enorme que hay en los emprendedores innovadores", anticipa la académica del IAE Business School. Y cierra: "Otro tema es la información. Muchos de estos problemas ocurren porque falta información".

El camino es largo y son muchos los retos. Pero, y en función a la opinión de los especialistas, un nuevo paradigma de negocios ya está marcando el sendero emprendedor.