Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Capacitaciones de alto vuelo para pymes

Un simulador -réplica de una cabina de un Boeing 737- permite entrenar a dueños de empresas y parte de su staff. El trabajo en equipo y la gestión bajo situaciones de estrés, como pilares.

Las distintas situaciones que se viven dentro de la cabina de un avión, en pleno vuelo, pueden servir de analogía para entender el funcionamiento de un equipo de trabajo en una pyme. Bajo esta premisa, Willy Wirth y Mariano Palacios, socios gerentes de Quan Corporate Experiences, junto a ASG Training Center, están lanzando Fly to Success, una herramienta de capacitación corporativa.
Lo novedoso del programa es que la capacitación se realiza en un simulador de vuelo, que es una réplica de la cabina de un Boeing 737. “Fly to Success se basa en las técnicas de aviación y en los sucesos alrededor de un vuelo para hacer una perfecta analogía con el día a día con las empresas. Para tener una idea, por ejemplo, para que un avión despegue, hay más de 100 personas trabajando en perfecta sincronía de equipo”, comenta Wirth.
Para llevar adelante la capacitación, se organiza un plan de vuelo. Y, quienes estén participando, se van a encontrar con situaciones de crisis: por caso, una alarma de combustible, un pasajero con un preinfarto, etcétera. “Se le va metiendo presión a la cabina y se tienen que repartir los roles para que el avión siga volando, para que encuentre una pista de aterrizaje que pueda soportar la envergadura de esta nave y no poner en riesgo la vida del resto de los pasajeros”.

Cómo se plantea

Fly to Success se estructura sobre distintos módulos: uno de media hornada y otro de jornada completa. Además de poder hacerlo en simulador de vuelo, también cuentan con una práctica similar que no requiere necesariamente de este elemento. “Lo pensamos así porque el simulador de vuelo físico, en algún punto, es reducido para la cantidad de personas que lo pueden ejecutar. Es para grupos de hasta 12 personas. Para equipos más grandes o empresas que de pronto quieren invertir menos dinero en la capacitación, desarrollamos, bajo la misma temática, un producto que es en aula”, agrega Wirth. A los participantes se los divide por equipos: de meteorología, mantenimiento y protocolo y ceremonial, entre otros. Se traza un plan de vuelo y el objetivo es llevar a destino al director General de una compañía. Esta actividad está guiada por un comandante, que es un piloto profesional, y está observada por un capacitador organizacional, que evalúa cómo se desempeña el equipo y qué resultados se obtienen.
“Es un producto que se puede llevar a las distintas categorías o rangos corporativos, desde directores, gerentes y hasta si querés, personal de planta. Desarrollamos un ejercicio que tiene que ver con el seguimiento de determinados procesos. Esto está orientado a una pyme que quiere mejorar procesos a partir de protocolos guiados, para que su fábrica sea más eficiente en todos los aspectos”, concluye.
Laura Mafud

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar