Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Buenas relaciones en la cadena de valor automotriz

Un programa de intercambio y capacitación entre terminales y pymes proveedoras mejora la competitividad del sector.

Una de las grandes diferencias entre las terminales automotrices y las empresas proveedoras es la forma en que inciden la macroeconomía, las medidas tributarias, arancelarias y los incrementos de costos. En la cadena automotriz, si un eslabón falla, no se puede hacer el auto. “Hay que estar tecnificado y cumplir con los estándares de calidad. Sin embargo, los altibajos en el negocio no afectan de la misma forma a la terminal que al proveedor. Por ejemplo, el año pasado la suba salarial fue de 25 a 30%. Pero la incidencia de la mano de obra en los costos de la terminal es de un 3%, mientras que para la autopartista puede ser del 30%”, apunta Juan Cantarella, gerente General de AFAC, cámara que agrupa a las autopartistas.
Teniendo en cuenta esta situación, durante 2009 y 2010 se implementó en la Argentina una experiencia piloto para mejorar las relaciones entre las empresas automotrices y su cadena de proveedores. El programa Vínculos Empresariales es una iniciativa de la Unctad (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo) y se lleva adelante en diversos sectores industriales de varios países. En la Argentina, estuvo a cargo de la Fundación Empretec, con la participación de tres terminales, 18 proveedoras y la AFAC.
La industria automotriz se eligió por ser una fuerte dinamizadora de la economía en la Argentina, con importantes eslabonamientos hacia varias ramas industriales, comentaron los responsables del proyecto. A diferencia de otros programas de desarrollo de proveedores que se focalizan en la asistencia técnica, éste “se centró en la relación vincular entre compañías de un mismo rubro con gran disparidad de tamaños, cultura empresarial y grado de desarrollo tecnológico”, explica Ricardo Finkelsztein, director ejecutivo de Empretec.
El programa se llevó adelante durante 2009 y 2010 y contó con un presupuesto de $ 800.000 por parte de la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Banco Nación. Además, cada empresa participante, hizo un aporte. El primer paso fue realizar un análisis de percepción cruzada (consultando a automotrices y a sus proveedores) en cinco dimensiones: calidad de los productos o servicios; innovación y desarrollo; fijación de precios; logística de entrega y servicios de posventa. Luego se realizó una evaluación diagnóstica en las pymes, y finalmente se contrastaron ambos elementos para detectar las brechas entre los requerimientos y su cumplimiento.
“Los cambios abruptos en la programación de la producción impactan mucho más en las autopartistas. Por ejemplo, a fin de 2008, el mensaje de las terminales era que debíamos prepararnos para un récord de producción durante 2009. Y a mediados de enero de ese año, nos llegó un mail diciendo que se cortaban las exportaciones porque cayó la demanda en Brasil”, recuerda Cantarella, quien asegura que, a travésdel programa, “se abrió un canal de comunicación más fluida”.

Calidad y flexibilidad

Haas International es una compañía química de origen estadounidense que se radicó en el país hace nueve años y desde entonces es proveedora de General Motors. Actualmente la firma con sede en Alvear (Santa Fe) tiene 60 empleados y presta servicios de pintura y ensamble para la automotriz. “Nos contactamos con el programa Vínculos Empresariales a través de GM, que nos presentó como proveedor a desarrollar”, dice Alejandro Suárez, gerente de Haas Argentina. “Hicimos un diagnóstico de la situación y participamos de talleres de capacitación en mejora continua y planificación. Luego trabajamos en los puntos débiles detectados, como la introducción de nuevos productos. Además, nos contactamos con otras empresas automotrices, con vistas a futuros negocios”, señala.
Desde la vereda de las terminales, Fernando Tosca, coordinador de la Cadena de Abastecimiento de GM Argentina, destaca que a partir de la participación de cuatro de sus proveedores en el programa “se percibieron mejoras en indicadores de calidad y gestión, abastecimiento y gerenciamiento”, entre otros puntos.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar