Aulas virtuales: acceso a la formación sin fronteras

Las nuevas herramientas de capacitación online son una opción dinámica para pymes, con personal distribuido en distintas regiones o que buscan flexibilidad y ahorro. Qué saber para poder implementarlas.

La capacitación a través de aulas virtuales es una opción para ganar tiempo, flexibilidad y reducir costos. Aunque todavía es bajo el número de pymes que apuestan a la modalidad virtual, la metodología empieza a hacer pie entre las pequeñas y medianas empresas. Aproximadamente el 60% de quienes participan en estos programas son del interior del país, declara Leonardo Gargiulo, secretario de Extensión de Eseade, institución que incorporó la modalidad desde 2011. La clave del éxito en una capacitación online, dice, se basa en tres pilares: una plataforma de fácil acceso que no requiera muchas especificaciones técnicas de hardware; un docente, que genere una clase dinámica -con participación y multimedia-; y una metodología de trabajo con requerimientos claros.
Es muy útil para empresas que tienen personal disperso en varias provincias, concluye Gargiulo. Entre los programas virtuales de Eseade, participan del Diploma en Management a Distancia, un curso de capacitación ejecutiva, con un costo de $ 6.000 y una duración de cinco meses y del Curso de Finanzas para no especialistas online (10 horas, $ 1.200).Para los que están lejosEn los últimos dos años, el mayor acceso a herramientas virtuales y la multiplicidad de ofertas permitió que los que integramos el staff ejecutivo comencemos a participar de capacitaciones directamente vinculadas con nuestra actividad principal, señala Daniel Ferreira, directivo de 3 Comunicaciones Estratégicas, Consultora de Comunicación, RRPP e Investigación. La firma tiene 16 empleados, una facturación anual estimada en
$ 3,2 millones, inversiones que rondan los $ 100.000 y lleva invertidos unos $ 20.000 en capacitación virtual, ya que tiene su sede en Comodoro Rivadavia. Las aulas virtuales implican acceder a capacitaciones en issues de especialización inexistentes en la región patagónica y, teniendo en cuenta nuestra estructura pyme, nos permite un notable ahorro de recursos -tiempo y dinero- en comparación con las capacitaciones tradicionales, sintetiza Ferreira.
Francisco Pedrido es dueño del restaurante Los Tuchos, de comida elaborada pero rápida y, según él, con muy buena sazón, en Guadalajara, México. Hasta fin de 2011, tenía tres locales de comida argentina en México y uno de comida Italiana, con 14 empleados, una inversión de
u$s 40.000 y una facturación que rondaba los u$s 800 por día. Hoy, Pedrido vendió dos de esos locales y se quedó con uno solo que maneja desde la Argentina, adonde regresó para capacitarse y emprender un nuevo proyecto, similar al de México. En agosto, tengo pensado viajar a México y seguir con mis clases desde allí, en referencia a la diplomatura en Management a Distancia que cursa en Eseade, todos los viernes desde abril. Somos 10 alumnos que nos conectamos en un aula virtual mediante el programa Webex, que permite interactuar con los profesores. En el restaurante de México, apliqué conocimientos de RR.HH., motivación y conducción con el personal y temas de marketing y posicionamiento, describe el emprendedor. Se están viendo los primeros resultados: mayor organización, que me llevó a aprovechar mejor los recursos económicos, humanos y materiales, y a bajar en casi 8% el costo de elaboración de los productos, concluye Pedrido.Ventajas del sistemaCarlos Pizarro Navia, director de Bridge en la Argentina -empresa dedicada a la provisión de servicios en idiomas e intercambio cultural, con sede en Denver, Estados Unidos- confirma que la demanda de capacitación online es creciente. Con oficinas en Chile, Brasil, la Argentina y, próximamente, en Qatar, Bridge cuenta con un sistema LMS (Learning Management System), un sistema, con soluciones para diversos tipos de cursos y perfiles de estudiante. Un LMS pensado en el usuario final debe contener la última tecnología disponible sin que ésta exija que el estudiante sea un experto en tal o cual software, opina Pizarro Navia. Además, considera que la calidad de la interacción entre docente y alumno debe ser satisfactoria, más allá del canal comunicativo que se esté usando. Sin embargo, advierte: Prescindir del docente, como sucede con muchas plataformas, es un error.
Por su parte, la Escuela de Mandos medios del Instituto Madero ofrece con modalidad in company programas presenciales y online sobre las competencias de liderazgo para mandos medios. Las empresas con casa central en Buenos Aires y con múltiples sedes en el interior, sobre todo en el norte y en la Patagonia, son quienes más piden las capacitaciones (virtuales)", indica Guillermo Lúquez, director Académico del Instituto Madero. El ejecutivo confirma que la modalidad también tiene un beneficio para el proveedor. Los precios de los programas son más reducidos que los presenciales porque no insumen costos de aulas, equipamiento y viajes. La duración no es tan larga y se fragmentan los temas en módulos, de modo que los estudiantes puedan ir aprobándolos mediante evaluaciones cortas y frecuentes, explica. Donde el aula virtual no resulta tan efectiva es al tratar temas actitudinales o de habilidades de gestión, como comunicación, motivaciones o negociación, agrega.
En cuanto a las últimas tendencias, Lúquez espera que también en la educación formal -escolar o universitaria- se incorporen más actividades virtuales, ya que la cultura de la generación Y es digital y necesita este formato para su formación educativa, sostiene.

ngeles Thorne