Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Adimra: "No nos deben dejar de lado en las obras"

El sector metalúrgico acusa el golpe que le propinó la caída del consumo. Uno de sus principales referentes pide un "comercio administrado inteligente" y que se contemple a la industria en las obras de infraestructura.

Gerardo Venutolo, titular de Adimra.

Gerardo Venutolo, titular de Adimra.

Las autoridades de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra) visitaron días atrás al ministro de Producción, Francisco Cabrera, para ponerlo al tanto de la caída de la actividad en la mayoría de los rubros y las condiciones que esperan para un repunte del sector. Gerardo Venutolo, presidente de la entidad, contó a Pyme sus perspectivas y estrategias para recuperar el entramado productivo.

- ¿Cómo los encuentra el cambio de Gobierno y de política económica?
Tuvimos una vinculación muy fuerte con el anterior gobierno. El relacionamiento con Débora Giorgi fue óptimo y, hoy, con Cabrera, también. A nosotros se nos valora la calidad técnica, más allá de las posiciones políticas.

- Los datos acercados a Cabrera no eran muy optimistas…
No. El único sector que está creciendo es maquinaria agrícola. Los otros están estancados o con bajas que llegan al 20 o 30%. Algunas cuestiones dependen del contexto internacional, pero también aportan las altas tasas. No es gratis tener tasas del orden del 30% para la actividad productiva. No nos sirve de nada controlar la inflación y tener una actividad industrial pobre.

- ¿Qué nivel de tasas sería aceptable para la reactivación?
No soy economista, pero 30% es sumamente alto. Estaría cómodo con tasas menores al 24%. Hoy hay un gran incentivo a la especulación financiera, y un inversor prefiere hacer un plazo fijo antes que construir. Además, las tasas altas impactan negativamente en la rentabilidad y el retorno de las inversiones; se hace más complejo aprobarlas, y se encarece la producción. El Gobierno tiene que tener herramientas más allá de las tasas para contener la inflación.

- ¿Cómo están las ventas y el empleo en el sector?
El nivel de actividad promedio, en el primer semestre, tuvo una caída cercana al 10%. Al mostrarle la información, el ministro Cabrera lo tomó con calma. Supongo que esperaba un nivel de caída mayor. Respecto al empleo, nuestras pymes hacen un cuidado mayor de las fuentes de trabajo. Estamos entre el 3 y el 4% de baja en el empleo.

- ¿En estos meses, los empresarios resignaron rentabilidad?
No hay una tendencia uniforme, pero en el sector de bienes de capital el porcentaje es muy alto, con una baja de rentabilidad entre 5 y 10%. Por eso le pedimos al Gobierno que cuide los regímenes de incentivo, que son muy importantes hasta tanto no recuperar competitividad estructural. Si no, podrían desaparecer sectores importantes en la Argentina, que serían ocupados por la importación.

- ¿Qué medidas considera necesarias para detener la caída?
Debemos sostener la producción de bienes de capital de alto valor tecnológico, que hacen la diferencia como país. La escasa maduración que tiene la Argentina industrial requiere de políticas de Estado que sostengan al sector, así como la tuvieron en muchos países desarrollados. En este momento de cambio de paradigmas es muy importante que haya una transición cuidada. Necesitamos políticas de incentivo a la compra de bienes de capital nacionales, y que haya un comercio administrado inteligente, teniendo en cuenta los sectores productivos de una manera adecuada. No podemos aceptar invasiones en las importaciones.

- ¿Cuánto les preocupan los costos laborales?
Mucho. Tenemos una preocupación que no va en desmedro del salario del trabajador. Por ejemplo, vemos abusos en los costos de riesgos del trabajo de parte de las ART, y por eso hemos llevado casos y nuestro punto de vista a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo. Queremos mejorar, además, los niveles de ausentimo, y para eso estamos trabajando con la UOM. Después, hay costos de la logística que distorsionan la competitividad, y estamos viendo todo lo que se pueda hacer con el Gobierno en esa área.

- ¿Dónde están hoy las
oportunidades para las pymes metalúrgicas?
El desarrollo tecnológico es necesario para el nuevo estilo de producción que hay en el mundo. Sin tecnología, somos inviables Es un eje estratégico de nuestra mirada. De todos modos, la oportunidad hoy está en que las compras del Estado y las obras de infraestructuras no dejen de lado a las empresas argentinas.

- ¿A qué se refiere?
Si el Estado prevé hacer ferrocarriles o captar inversiones en energías renovables, no puede ser una opción que la industria nacional no participe. Creemos que deben generarse las condiciones, más allá del tema precios. Si vos me comparás un producto importado que vale $ 10 con uno fabricado en la Argentina, con empleo local, que vale $ 12, yo te voy a pedir que mires, de los $ 12, cuánto fue al Estado en impuestos, y cuánto significa tener un hombre menos yendo a pedir un plan social porque no tiene empleo. Si en el Gobierno no son capaces de ver que detrás de eso hacemos crecer un país, estamos en el horno. Por eso, confío en que el Estado va a ser tractor de la actividad a través de la obra pública y de infraestructura.

- ¿Qué hay que hacer para internacionalizar la producción nacional?
Ese es un tema indispensable, pero estamos en un momento en el que muchas empresas están manteniendo clientes en el exterior a costo de ir a pérdida, por haber quedado sin competitividad. En un promedio, somos más caros, y ahí es donde hay que articular acciones para salir al exterior a un costo con el que puedas competir con terceros países que están mejor posicionados.