A imagen y semejanza

Plaza Canning busca emplazarse como un polo gastronómico, punto de esparcimiento, arte y relax. Para quienes viven por la zona, es parte de la vida cotidiana, articulándose a modo de un pequeño pueblo. Es que allí conviven distintos locales gastronómicos (con cocina peruana, italiana, japonesa, mediterránea, grill americano, heladerías, cafeterías y casas de té), locales de diseño, indumentaria, muebles y oficinas, exposición de arte, banco, librería y salón de belleza. En junio de este año, se sumó el mercado de productores Sabe la Tierra.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés