Jueves  26 de Diciembre de 2013

La hora de las IDEAS INCLUSIVAS

Se consolidó, en la Argentina, un ecosistema de emprendimientos sustentables cuyo fin es generar inclusión social e impacto ambiental positivo. Cooperativas, microempresas y ONGs forman parte de este universo. Quiénes son, dónde están y cómo se financian, en una radiografía del sector.

En el siglo XXI de la Argentina que no miramos, hay miles de productores hortícolas y agropecuarios que usan arados y sembradoras con tracción animal. No son campesinos que se niegan al progreso, sino que, “por la extensión y ubicación de sus tierras, resulta más eficiente emplear métodos de labranza tradicionales”, explica Ernesto Stahringer, socio de Teknycampo.
La empresa se constituyó a mediados de los ‘90 en Reconquista, Santa Fe, para “adaptar y desarrollar tecnologías y maquinarias que respondan a la realidad de gran parte de los pequeños productores rurales”, apunta Stahringer. “El tipo de herramientas que desarrollamos y comercializamos dejaron de fabricarse en los años ‘50, cuando el campo empezó a concentrarse en pocos grandes productores”, comenta el cofundador de Teknycampo, junto a su hermano Andrés, que es técnico mecánico, y dos socios más, uno técnico y otro agrónomo.
La iniciativa partió de este pequeño grupo de profesionales, junto a voluntarios del Instituto de Cultura Popular (Incupo), una ONG que, desde la década del ‘70, trabaja con comunidades campesinas y aborígenes del norte argentino. “Creamos herramientas para un mercado desatendido y con un criterio diferente al de la empresa tradicional”, asegura Stahringer. “Hacemos fierros para que duren, porque nuestros clientes están alejados del taller de mantenimiento y no tienen capital para renovarlos todos los años”.
La firma produce equipos como sembradoras, molinos, hornos solares, paneles fotovoltaicos, trapiches, mezcladores y procesadores de alimentos. Más del 50% de sus clientes son productores que trabajan su propia tierra y hacen una producción integral. Por caso, en el sector de la caña de azúcar, relevante al norte de Santa Fe, los productores elaboran también el azúcar, a diferencia de lo que ocurre en zonas como Tucumán, donde el productor rural entrega la materia prima a los grandes ingenios. El mercado para estos desarrollos es grande, pero con poco acceso al financiamiento. “Hay unos 3.000 pequeños tamberos y productores de ganado de engorde, pero solo vendimos 500 molinos para forraje”, ejemplifica Stahringer. “Nos estamos aliando con organismos gubernamentales e instituciones de microcrédito”, comenta.

Radiografía de una tendencia
Teknycampo es uno de los casi 80 emprendimientos que figuran en el Relevamiento de Actores de Negocios Inclusivos elaborado por la Universidad Torcuato Di Tella. Este trabajo, coordinado por Jaqueline Pels, directora del Espacio Negocios Inclusivos (ENI), caracteriza a los negocios, según su misión y destinatarios; mecanismo y alcance del impacto, localización, aspectos financieros y perfil de los fundadores, entre otros aspectos.
Se trata de emprendimientos comerciales cuyo fin no es la facturación, sino la creación de valor social a partir de incluir en el mercado a minorías y sectores vulnerables, como pueblos originarios, personas con discapacidad o mujeres campesinas. El mecanismo de inclusión pasa por la incorporación de estas personas como trabajadores y proveedores o como clientes.
El relevamiento identifica cuatro perfiles de negocios inclusivos: un grupo está formado por productores independientes y cooperativas, cuya actividad impacta en hasta 100 personas. Con una facturación anual de hasta $ 300.000, algunos no llegaron al punto de equilibrio (break even).
En el segundo grupo, suelen ser sociedades o SRL que llegaron al punto de equilibrio. En el tercero, facturan entre $ 1 millón y $ 5 millones; suelen ser cooperativas e incorporan a la cadena de valor (trabajadores, proveedores y consumidores) a entre 100 y 1.000 personas. El último grupo son firmas que ofrecen productos y servicios a personas en situación de vulnerabilidad y facturan entre $ 1 millón y $ 5 millones.
El ecosistema de emprendimientos inclusivos se completa con inversores (Equitas, Fraterno, Fondo Aventi) y de desarrolladores, que brindan capacitación e incubación. En esta categoría, se ubica Njambre, una “aceleradora de proyectos de impacto social”, que funciona en Rosario, Mendoza y Buenos Aires. “Una de las razones de hacerlo fue el deseo de resolver problemas en comunidad”, dice Emiliano Fazio, uno de sus creadores.
La aceleradora inauguró recientemente un espacio de co-working en el Distrito Tecnológico de Parque Patricios, donde comparte oficina con ocho organizaciones sociales (Sistema B, Ashoka y SociaLab, entre otras).

Artesanías a precios justos
El aislamiento, la falta de tecnología y las intermediaciones en un sistema casi medieval de comercialización impedían a los productores y artesanos del departamento salteño de Molinos (1.200 habitantes) crecer y mejorar su calidad de vida. En 1980, un grupo de agricultores, coordinados por Mercedes Puló, generaron un fondo de producción y comercialización artesanal. Tres años después, obtuvieron la personería jurídica para crear la Asociación Civil San Pedro de Nolasco de los Molinos (Asapro), que brinda capacitación y acceso a equipamiento a cerca de 700 pequeños y medianos productores y artesanos.
La asociación tiene cuatro áreas: Agrícola (producción de alfalfa, pimiento, cebolla, orégano, anís, romero, comino y quinua), que se comercializa molido y fraccionado bajo la marca Valle de Molinos; Apícola (elaboración y fraccionamiento de miel); Artesanal (tapices y textiles con lana del criadero Coquena de Vicuñas) y Ecoturismo, en una casona donde se alojan visitantes, se celebran eventos corporativos y sociales y fiestas como el día de San Pedro Nolasco (primer sábado de febrero) y el día de la Pacha Mama (1° de agosto).
La mayoría de los ingresos provienen de la venta de productos y artesanías a turistas, regalos empresarios, participación en ferias y a través de Internet. “Sobre el costo de producción, la Asociación recarga entre un 5 y un 10% para mantener la infraestructura y el fondo rotativo de producción, gastos de comercialización y administrativos”, explica Puló.

Razones para emprender
La generación de empleo es el objetivo de mayor importancia en los negocios inclusivos (81% de los casos). Le siguen la capacitación (39%) y el desarrollo comunitario (36%). En cuanto a la motivación de los emprendedores, el relevamiento ENI-Di Tella menciona cuatro:
z Urgencia: muchos surgieron con la crisis de 2001, como las cooperativas de recicladores urbanos, cuyos fundadores sólo pensaban en alimentar a sus familias.
z Necesidad: los fundadores viven una situación de necesidad económica, pero no tan apremiante. Es el caso de varias firmas recuperadas, como Textiles Pigüé.
z Reivindicación: son negocios enfocados en la lucha por la integración laboral de grupos excluidos, como las personas en situación de calle (periódico Hecho en Buenos Aires), con discapacidad (Discapanch o Inclúyeme), mujeres campesinas y pobladores originarios (Asapro).
z Oportunidad: el negocio surge ante un nicho de mercado no contemplado, como Teknycampo o FIE Gran Poder, que otorga microcréditos a inmigrantes.
En los casos de urgencia o necesidad, los emprendedores son miembros de las comunidades vulnerables. En los negocios por reivindicación u oportunidad, los emprendedores no son miembros del grupo destinatario.

Nadie se queda afuera
Conscientes de las dificultades para encontrar trabajo que tienen las personas con discapacidad (casi el 80% está desocupada) Natalia Ca, licenciada en Relaciones Públicas de la UADE, Gabriel Marcolongo y Pablo Veltri (fundadores de Yeeeu), crearon Inclúyeme, un portal de empleo donde más de 15 empresas publican sus avisos y acceden a una base de datos de 2.500 postulantes con discapacidad. “Desde su creación, en febrero de 2013, más de 45 personas consiguieron empleo”, cuenta Ca, desde Santiago de Chile, donde la compañía está siendo incubada para expandirse a toda América latina.
“Los ingresos se basan en el cobro de un fee mensual a las firmas que participan del sitio con sus programas de inclusión laboral”, dice Ca. “Somos una empresa social sustentable y no dependemos de donaciones”, aclara.
Más allá del tamaño del negocio, su localización o sector de actividad, los negocios inclusivos son una tendencia que llegó para quedarse. Apuntan a un mercado, muchas veces, ignorado: comunidades aisladas, grupos minoritarios o excluidos, pero satisfacen necesidades tan reales como sus productos y servicios.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000077,500083,5000
DÓLAR BLUE-3,4286165,0000169,0000
DÓLAR CDO C/LIQ-0,6793-150,1923
EURO0,059991,219391,2739
REAL0,103513,637513,6414
BITCOIN0,718513.560,020013.565,2100
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,396031,6875
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,562531,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,428634,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000080,0080,00
CUPÓN PBI EN PESOS12,67611,601,42
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,837044.914,2400
BOVESPA-2,720096.582,1600
DOW JONES-0,590026.659,1100
S&P 500 INDEX-1,21303.310,1100
NASDAQ-2,450011.185,5930
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,4754388,2892386,4520
TRIGO CHICAGO-0,8696219,9111221,8402
MAIZ CHICAGO-0,2509156,4898156,8835
SOJA ROSARIO-3,2641326,0000337,0000
PETROLEO BRENT-0,531237,450037,6500
PETROLEO WTI-1,327135,690036,1700
ORO0,56281.876,10001.865,6000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology