EL CRONISTA PODCAST

Dos compañeros de la facultad empezaron con una huerta de albahaca y hoy le venden a todos los súper y restaurantes del país

Dos ingenieros agrónomos montaron Sueño Verde, una de las empresas más innovadoras del segmento, apostando por los vegetales frescos. Atienden al segmento gastronómico, retail y en plena pandemia lanzaron su propio e-commerce.

Cuando todo empezó, ni Agustín Benito ni Pablo Maseda pensaban en convertirse en emprendedores. Simplemente estaban buscando una manera de pasar a la práctica toda la teoría que veían en la facultad de Agronomía de la UBA, donde eran compañeros en la carrera de ingeniaría. 

"Teníamos la necesidad de meter las manos en la tierra", recuerdo Maseda. El primer cultivo fue la albahaca, en un terreno que tenía el padre de Benito, y lo vendían a chefs amigos. Pero una vez recibidos, decidieron convertir lo que hasta ese momento era un hobbie en un negocio. Así nació Sueño Verde.

Era 1993 e invirtieron sus ahorros (entre US$ 5000 y 10.000 en ese momento) para armar un primer invernadero. Su idea era producir vegetales frescos para atender al sector gastronómico.

"En ese momento era un mercado totalmente diferente. El supermercadismo no tenía tanta potencia y los gastronómicos le compraban directamente al verdulero. Era una novedad que apareciera un productor a venderles de primera mano. Nos convertimos en socios estratégicos porque ellos buscaban un diferencial, incluso trabajábamos semillas que ellos nos traían, y podían pagarlo. Hubo una sinergia y nos empezamos a potenciar mutuamente", recuerda Benito y explica que luego de ese éxito los supermercados los llamaron para entrar a las góndolas y ahora el negocio se divide 50 y 50.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios