Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Un acuerdo social para reformas estructurales

por  JOSÉ URTUBEY

Dirigente industrial
0

Argentina está atravesando una transición difícil que ningún gobierno puede encarar sin un apoyo político amplio o sin diálogo y acuerdo con los sectores de la economía real, sindicatos y empresarios.
La actualidad nacional tiene urgencias, como la cuestión tarifaria que tantos dolores de cabeza esta dando, pero esto no obsta a que se encaren temas que hacen a la estructura económica y política de nuestro país.

Entre los primeros y prioritarios, lograr que las variables económicas se direccionen al crecimiento y superen la tormenta perfecta que está afectando, sobre todo, a las pequeñas y medianas empresas, que son las principales generadoras del empleo en nuestro país.

Ahora, la búsqueda de acuerdos no puede quedar en lo coyuntural y urgente, sino que tiene que construir una agenda que permita que el crecimiento sea sostenible en el tiempo y nos lleve a un proceso de desarrollo, federal e inclusivo. Hay muchas deudas pendientes: una de ellas es impulsar una reforma impositiva que incentive la inversión productiva y colabore en mejorar la competitividad de nuestra economía, en todo el país.
Desde el sector industrial venimos insistiendo con una serie de medidas de fondo en este sentido.

Hoy, por caso, existe una superposición compleja de impuestos nacionales, provinciales y municipales que genera altos costos administrativos y financieros. En la actualidad existen 24 jurisdicciones con potestad tributaria plena y cada una posee su propio Código Tributario. Además, existen más de 2000 municipios en todo el país con sus propias normas tributarias.

Es necesario que trabajemos en la clarificación de esta ‘Babel’ tributaria con un acuerdo amplio que simplifique estos procesos sin afectar el principio del federalismo, sino todo lo contrario, activando los desarrollos territoriales. Hasta ahora, la anarquía tributaria no ha funcionado: Argentina sufre un caso grave de macrocefalia, ya que el 80% de la población está en el 2% del territorio y el PBI per cápita de la Capital Federal es siete veces el de Formosa y seis veces el de La Rioja.

Pero cualquiera de estas reformas de fondo que necesita el país no podrán ser encaradas con la agenda del diario de mañana. Tenemos que ser capaces de separar la discusión política cotidiana de la agenda de más largo aliento, donde podamos resaltar los acuerdos que nos acercan más que las diferencias que nos separan. La cuestión tributaria es un buen campo para empezar a experimentar el arte de los acuerdos al que el Presidente, con buen tino, convocó en su discurso inaugural, hace ya 10 meses.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar