Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Sí: ‘Juntos’ y ‘Entre todos’

La propuesta que aquí se pretende desarrollar es que a las dos expresiones del título, que hacen a la gobernabilidad y pronuncian seguido el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal, se les dé un mayor contenido que el acuerdo caso por caso, típico del primer año de gobierno de Cambiemos.
Sin quitarle méritos al acuerdo caso por caso, parecería que Gobierno y Oposición deberían esforzarse por lograr un Acuerdo de coincidencias básicas con amplio consenso.
Sería como pasar de construir una casa discutiendo y acordando dónde poner cada ladrillo a acordar el proyecto y aprobar los planos. La construcción sería más fluida y habría pocas dudas de cuál es la casa que va a terminar construyéndose.
Tanto por todo lo que falta hacer para que la amplia mayoría de la gente viva bien como para crear seguridad y confianza en los que todavía dudan, parecería que el salto cualitativo bien vale la pena intentarlo.
Aunque en los últimos días aparecieron síntomas de mayores desencuentros, vale la pena imaginar, a título de ejemplo, algunas de las materias que podrían vertebrar ese Acuerdo de coincidencias básicas:
1. Política económica de corto plazo: procurando armonizar las políticas monetaria, fiscal, cambiaria y de ingresos, preservando el nivel de empleo y de salario y tipo de cambio real.
2. Políticas para mejorar la competitividad de la producción nacional, basadas en la reducción del costo argentino y de la presión fiscal y el incremento de la productividad.
3. Políticas de promoción del empleo en blanco como mecanismo más genuino de lucha contra la pobreza y la indigencia.
4). Plan energético nacional para asegurar la sustentabilidad de un vigoroso crecimiento económico y para que el esfuerzo que se le pide a la gente con el aumento de tarifas, quede claro a dónde va.
5. Lucha frontal contra el crimen organizado en sus diferentes formas y variantes.
6). Lucha frontal contra la delincuencia común, basada en la mejora sostenida de la transparencia e idoneidad de la policía, la justicia y el sistema carcelario, convirtiendo a éste en centro de reeducación y capacitación, para disminuir drásticamente los índices de reincidencia.
La tasa de Inversión (Inversión x 100 ) cerrará este año con un modesto 16%. De
continuar los desencuentros de los últimos días, es difícil proyectar una mejora en esa tasa de inversión y un incremento mayor al 1% en el PBI en 2017. En el escenario de acuerdos caso por caso (ladrillo a ladrillo) dicha tasa podría proyectarse al 18% y el PBI creciendo un 3% y en el escenario de Acuerdos de coincidencias básicas (proyecto consensuado) la tasa podría subir al 20% y el crecimiento del PBI al 5%. Considerando, adicionalmente, el efecto multiplicador de la inversión, los anteriores 3% y 5% podrían convertirse en 5% y en 9%, respectivamente.
Está claro cuánto pesa en la actividad económica y su correlato social (cada dos puntos de crecimiento en el PBI puede estimarse un correlato de 1% de disminución en el Indice de desocupación) la mayor o menor capacidad de nuestra dirigencia para lograr consensos. Sería bueno que el ‘Juntos’ y ‘Entre todos’ se ahonde desde el Gobierno y la Oposición y la vocación por acordar Políticas de Estado básicas prevalezca sobre cualquier especulación electoral. O mejor dicho, que prime la visión de que el mejor posicionamiento electoral será el de la fuerza que mayor vocación de Diálogo y Consenso pueda demostrar.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar