Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

¿Qué se puede modernizar en Comercio Exterior?

¿Qué se puede modernizar en Comercio Exterior?

Con las urgencias económicas en las que nos encontramos los argentinos, quizás no hayamos dimensionado aún la importancia que puede tener la creación del Ministerio de Modernización y el impulso que se está dando desde el Gobierno a la Inspección General de Justicia para publicitar la documentación, informatizar el sistema y promover la gestión electrónica.


En Comercio Exterior esto podría significar grandes ventajas para quienes ya están actuando y también para quienes no se animan, como si fuesen a practicar una suerte de "‘comercio extremo’".


Si bien el registro de importadores/exportadores ante la AFIP se encuentra suficientemente informatizado, existen documentos físicos que aportar en el trámite de inscripción inicial, por lo que puede demorar aproximadamente un mes. Pero existen otros registros ante diversos organismos que aún requieren de la presencia del interesado para realizarla. Tal es el caso, por ejemplo, de la ANMAT, el Senasa o la Secretaría de Comercio en donde, a pesar de haber realizado mejoras electrónicas en algunos trámites, el registro del operador aún requiere de documentación en papel, además de la duplicación de ciertos datos con los que ya cuenta la AFIP.


Específicamente se podría trabajar en optimizar y extender el uso de la Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE) cuyo exponente actual es la declaración realizada dentro del Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI), ideado para requerir al interesado la información suficiente para que los distintos organismos actuantes puedan evaluar y autorizar cada importación. Trámites como los de Seguridad Eléctrica o de Aceros, Certificado de Minería, AFIDI o cualquier otro relacionado a una importación podrían cursarse por esta ventanilla, agilizando el proceso y reduciendo los costos asociados. Todo esto sin mencionar la mejora sustancial en la disponibilidad de información para los mismos organismos intervinientes, resultando en controles más eficientes y una gestión más profesional.


Asimismo, contar con una base de datos unificada y compartida sobre los interesados, su objeto social, autoridades, plazos de mandatos, etc. reduciría la duplicidad en los requisitos previos de inscripción. Hoy un nuevo importador, además de inscribirse en la Aduana, debe hacerlo en el organismo de control específico, ya que casi la totalidad de las mercaderías requieren hoy de una intervención previa, sea por motivos sanitarios, de seguridad o de administración del comercio.
Algo similar ocurre en las exportaciones, aunque hay menos mercaderías con requisitos previos. Sin embargo, productos y subproductos de origen vegetal o animal y los alimentos deben contar con su respectivo certificado sanitario o de autorización, debiendo gestionarse el registro del operador.


Sin dudas que estamos transitando el camino correcto. El deseo es que las mejoras se vayan concretando y los objetivos se transformen en realidad.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar