U$D

DOMINGO 24/03/2019

Necesitamos más graduados universitarios

Un buen índice para formarse un juicio acerca del futuro de una nación, es prestar atención a su graduación universitaria. Aquellas naciones con alta graduación universitaria, sobre todo en las áreas estratégicas de las carreras científicas y tecnológicas, seguramente ocuparan un lugar de relevancia en el escenario mundial en el siglo XXI. Pero en este análisis no hay que quedarse en la mera observación de la cantidad de estudiantes, porque se corre el riesgo de llegar a conclusiones erradas. Por ejemplo, Brasil tiene 4,8 veces más habitantes que Argentina (193 millones versus 40), pero proporcionalmente a la población tiene menos estudiantes universitarios, ya que tiene apenas 28 estudiantes cada 1000 habitantes, mientras Argentina tiene 43 estudiantes. Pero esto de ninguna manera asegura que Argentina tenga proporcionalmente más graduados universitarios, ya que Brasil, con menos alumnos en proporción a la población, tiene muchos más graduados. Las universidades brasileras graduaron 829 mil profesionales en el 2010, mientras Argentina apenas graduaba 99 mil. Es decir Brasil con 4,8 veces más habitantes gradúa nada menos que 8,3 veces más universitarios que Argentina. ¿Cuál es la explicación? ¿Como es posible que con tantos estudiantes tengamos la octava parte de graduados que Brasil? La explicación es simple: mientras Brasil gradúa la mitad de los alumnos ingresantes a la universidad, Argentina apenas gradúa algo más de la cuarta parte. Esta escasa proporción en varias universidades estatales argentinas ni llega al 10 por ciento. Claro que no es lo mismo ingresar a la Universidad en Brasil que en Argentina ya que en Brasil se exige la aprobación de un examen general y obligatorio de ingreso, que se llama ENEM, que esta implementado por el Gobierno Federal. En el pasado mes de noviembre, el sábado 3 y el domingo 4, nada menos que 4,2 millones de jóvenes rindieron este examen de ingreso en 1615 ciudades. Esto que hace Brasil no es ninguna novedad en el mundo moderno, ya que también lo hacen países políticamente tan distintos como Cuba, Ecuador, Chile y Colombia. En el resto del mundo lo hacen casi todos los países, incluso desde hace más de un siglo, desde Francia hasta China y Corea, pasando por Japón, Alemania, Finlandia, Israel, Australia, Irlanda, Hungría, Holanda, Suecia, Australia y el Reino Unido. La pregunta es: ¿quien se preocupa más por el futuro de los jóvenes? Son aquellos países que incitan a la disciplina del estudio y promueven el esfuerzo y la dedicación en los estudiantes del nivel secundario para poder ingresar a la Universidad, o las naciones donde la principal preocupación del último año secundario es con frecuencia el viaje de egresados. ¿Quienes se preocupan más por el futuro laboral de los jóvenes de hoy en el difícil mundo globalizado? No son los países con tan pocos graduados universitarios; el principal beneficiado en el largo plazo (que es el que interesa) por el examen de ingreso es el propio alumno, ya que este requisito lo estimula a estudiar mientras aún está en la escuela secundaria. Es justamente el estudio metódico, con dedicación continua y disciplina en el esfuerzo, el que permite adquirir los conocimientos para mejor afrontar el gran desafío laboral en un mundo globalizado.
Pero con esto solo no alcanza, ya que nuestra matrícula universitaria hoy vive en el siglo XIX y no en el XXI; anualmente graduamos 45.000 profesionales en Ciencias Sociales, pero apenas 13 ingenieros nucleares, 15 ingenieros hidráulicos, 24 ingenieros en petróleo y 8 ingenieros ambientales. Nuestras carreras científicas y tecnológicas apenas gradúan el 14 por ciento del total, mientras Chile, México y Colombia gradúan 26 por ciento.
Hay que graduar más profesionales en ciencia y tecnología, si queremos mejorar el nivel de vida de la población a través del desarrollo productivo.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés