Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Lo imposible, también es parte del Brief

Los equipos de marketing antes de empezar a bombardear con mensajes políticos tienen que definir una estrategia y trabajar de manera constante. Como punto de partida se debe trabajar en la investigación del candidato, su reputación online y offline, o sea realizar un diagnóstico para integrar todas las herramientas en la campaña política. Siempre habrá escenarios con menor y mayor desafío. Y habrá casos donde la palabra ‘imposible’ formará parte del brief.
Por eso es clave planificar la estrategia, analizar qué herramientas y medios se van a utilizar, segmentar al electorado y tener en cuenta el mensaje que se va a transmitir a cada target con una ejecución creativa que es tan necesaria como la estrategia. Cuanto más desafiante es el panorama, más importante es contar con buenas ideas. Además, una campaña política se gana a través de un concepto sostenido en el tiempo. Y ese concepto debe ser creíble.
Para esto los candidatos deben ‘escuchar’, no vale solo con contar su propuesta, sino conversar a través de todos los medios sociales con su comunidad y hacer llegar sus mensajes en los formatos más convenientes para generar confianza y cercanía. Recordemos que por más que una campaña esté completa desde todos los medios, nada es más importante que el verdadero contacto con la gente.
En este caso el ‘político’ es un producto netamente emocional y la gente se da cuenta si lo que dice es real, por lo tanto es esencial meterse en el corazón de los ciudadanos, hablando de los verdaderos problemas que tienen.
Los políticos, principalmente los candidatos municipales y provinciales, a la hora de realizar una campaña política deben entender que las redes son ‘generadores de impacto’. Si, pasamos de los encuentros en la plaza del pueblo con megáfono en manos a las estrategias en las redes sociales ponderando a los medios digitales por su inmediatez y capacidad para condensar mensajes.
Según análisis de campañas electorales online, la red tiene capacidad de influir en un efecto positivo en los resultados electorales y los candidatos con mejor posicionamiento en las redes sociales pueden aventajar a sus oponentes o mejorar su propio posicionamiento respecto a anteriores elecciones.
Estamos viviendo un momento donde lo importante es el contenido y es necesario que llegue de manera sensible al público, debe ofrecerle valor agregado al público objetivo. Ese contenido es tomado por las acciones que realizan los candidatos como caminatas con los vecinos, visitas a lugares de conflicto, temas estructurales con mensajes actuales y dinámicos.
Muchos candidatos continúan sin aprovechar el auténtico ‘core’ de los medios sociales y siguen sin escuchar ni conversar con los ciudadanos de manera directa. Hay que entender que las campañas no son como lo eran hace 20 o 30 años, ahora, hay millones de usuarios que esperan, que si van a recibir miles de mensajes políticos, al menos estén. Los políticos lo saben pero desconocen todavía cómo sacar rédito a su imagen más social.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar