La transformación del mundo digital

Hace 100 años era imposible prever que el mundo alcanzaría los niveles actuales de evolución tecnológica. Nos encontrábamos en un mundo con todo por hacer y profesionales capacitados para llevar a cabo descubrimientos que impactarían positivamente en la calidad de vida de las personas. Durante todo este tiempo la tecnología modificó la manera de conocer, trabajar, comprar y hasta comunicarse.
Durante el siglo XX, una variedad de películas, libros y dibujos animados nos han mostrado ciudades del futuro donde casas, oficinas, servicios de transporte y salud funcionaban de manera inteligente y automatizada. Hasta hace poco tiempo, era un sueño lejano pensar que contaríamos con autos voladores, cintas transportadoras, diarios parlantes, computadoras avanzadas y robots asistentes. Si bien estamos lejos de la invención del auto volador, muchas ciudades del mundo están comenzando a transformar sus sistemas y dan el paso necesario para hacer más eficientes sus procesos.
Nos enfrentamos al desafío de sobrevivir y prosperar como un planeta urbano. En 1900 sólo el 13% de la población mundial vivía en ciudades, pero se estima que para 2050 ese número se elevará al 70%, aproximadamente unos 60 millones de personas se mudarán anualmente a ciudades y áreas urbanas, más de un millón cada semana. Desde 2008 la mayoría de la población vive en ciudades, un récord histórico.
La población crece a una velocidad vertiginosa y los gobernantes enfrentarán desafíos sin precedentes como la urbanización masiva, infraestructura al límite, crisis económica y calentamiento global. Expandir las ciudades continuamente resulta caro y poco práctico, es necesario comenzar a utilizar mejor los recursos que tenemos
Cada vez son más las naciones del mundo que trabajan para hacer ciudades más inteligentes. Actualmente utilizan sistemas para reducir los congestionamientos de tránsito y la contaminación del aire; desarrollar soluciones para el área de salud y digitalizar registros médicos para beneficiar el cuidado de los pacientes en general; mejorar el acceso a la educación y su calidad; optimizar los sistemas de vigilancia para reducir los índices delictivos; obtener y gestionar energía más eficiente; mejorar la calidad, suministro y acceso al agua, entre otros avances.
En 1982 la revista Time eligió como El Hombre del Año a la primer computadora personal desarrollada por IBM. Otros inventos de la compañía revolucionaron la manera de aprovechar los beneficios de la tecnología como el disco rígido; el Floppy Disk que permitió un almacenamiento potente y accesible; las bases de datos relacionales; la primera calculadora electrónica; el chip que ahora es la base para las consolas de juegos líderes como la PlayStation 3; las supercomputadoras DeepBlue y Watson, para mencionar algunos. Además se produjeron importantes avances en la sociedad como la creación del Sistema de Seguro Social en Estados Unidos, la llegada del primer hombre a la luna, la invención del código de barras, bandas magnéticas para tarjetas de crédito, los sistemas de reservas áreas y la banca electrónica.
Creemos que la tecnología por sí misma no puede generar un cambio sistémico y real porque, para transformar la forma en que el mundo trabaja, necesitamos tener una visión integral y de largo plazo. Cada uno de estos proyectos es realizado por un equipo de trabajo comprometido con el desarrollo y la innovación. 100 años de historia demuestran que se puede hacer mucho por la evolución del mundo y por eso estamos inaugurando 100 años más de innovación. Tenemos una oportunidad única donde, con la colaboración de todos, podemos construir un mundo más inteligente.