Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La Ley del Arrepentido en Argentina

por  CARLOS F. ROZEN

Socio de BDO Argentina y experto en Compliance Anti-corrupción
0

El Senado acaba de destrabar el proyecto de ‘ley del arrepentido’ para delitos de corrupción, el cual había sido aprobado en junio por Diputados. Senadores del PRO, de la UCR, y del Peronismo Federal, acordaron los pasos para que la ley sea aprobada el próximo miércoles 7/9. ¿Será tan sencillo?

Sabemos que para ello debe existir un acuerdo en la nueva redacción de la ley de extinción de dominio, que también deberá ser cambiada debido a las discrepancias existentes, y deberá volver a ser tratada por la Cámara Baja. Básicamente el PRO sostiene que debe ser la Justicia Civil; y no es que la incautación se daría en forma más rápida. Esto aún está en análisis.

Es verdad que la aprobación de esta ley podría resultar importante para brindar a los jueces herramientas legales para poder investigar y perseguir los delitos de corrupción, y de esta forma dejar atrás una lamentable realidad histórica en nuestro país respecto a la falta de investigación y condena de este tipo de actividades criminales, bajando así el índice de impunidad que ha colocado al país entre los países más corruptos del mundo.

Algunas precisiones sobre las últimas discusiones están muy relacionadas con los artilugios que los imputados podrían utilizar regidos por sus asesores estrategas:

Uno de los factores más discutidos fue el momento para arrepentirse. Al respecto se decidió acotar el tiempo para que el imputado pueda acogerse a esta figura (podrá declararse arrepentido hasta el momento de la elevación a juicio oral, luego ya no). Además, deberá dar información sobre otros que estuvieran en su mismo nivel en la organización delictiva o más arriba.

Podrán acogerse todos los que no puedan ser sujeto de juicio político, es decir presidente, vicepresidente, ministros y miembros de la Corte. De esta forma, y si quedara la redacción en estos términos, un secretario de un ministerio podría arrepentirse mas no podría hacerlo su jefe el ministro, incluso cuando declarase en contra del propio Presidente.

Esta figura consiste, para decirlo en términos simplificados, en que una persona que ha cometido un hecho delictivo y está siendo investigada por la justicia, realice un pacto formal con la Fiscalía y obtenga una reducción de la pena por el delito cometido, a cambio de que se declare culpable y brinde información de alta relevancia para desenmascarar a otros autores de jerarquía mayor que el arrepentido.

Sin embargo, para que esta ley funcione en Argentina, se requiere de una condición previa importante: una investigación iniciada por la Justicia y un prestigio de la misma en materia de eficacia, que haga temer a quienes han delinquido.

Recordemos que nuestro Código Penal prevé hoy por hoy, la figura del arrepentido para tres tipos de delito: narcotráfico, terrorismo y secuestros extorsivos, la figura del arrepentido está en plena vigencia en nuestro país (aunque no todos los expertos la consideran una herramienta exitosa). Por todo esto, terminada una etapa donde no se hablaba seriamente de corrupción en la esfera pública, bienvenido el debate a la Argentina, y por qué no la mismísima Ley.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar