Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Energías renovables: una oportunidad histórica

Durante el 2016 Argentina alcanzó un hito en materia de energías renovables, tema de actualidad a nivel mundial. El trabajo realizado en el sector energético parece indicar que el país finalmente se encuentra en el tren de las energías limpias.
A nivel internacional, con la firma del Acuerdo de París en diciembre 2015 quedó en claro el compromiso de alrededor de 200 países que están apostando por las fuentes renovables como compromiso por la sustentabilidad. América Latina es un actor relevante en este nuevo desafío y Argentina está haciendo su aporte.
A nivel nacional, a la luz de las posibilidades y responsabilidades globales del siglo XXI, este año se le dio un fuerte impulso a este nuevo capítulo energético: la reglamentación de la Ley 27.191 se concretó en tiempo récord, el actual gobierno creó una Subsecretaría de Energías Renovables a cargo del principal redactor de la Ley, el Ing. Sebastián Kind, de reconosidísima capacidad en el tema. Además, el camino de regularización de precios y tarifas, la contratación de nueva generación, tanto térmica como renovable, no sólo sientan las bases para normalizar el sector sino que también implican mejores condiciones para el desarrollo industrial, fuentes de trabajo y mayor competitividad.
No podría haber mejor pronóstico en la materia. Todas las variables hacen sinergia para el cambio.
Sin embargo falta un factor fundamental que dará un mayor dinamismo, celeridad, versatilidad y generar un verdadero mercado competitivo en el sector energético local: el libre juego entre empresas privadas. En este sentido, se espera para cualquier momento que el Ministerio de Energía dicte una resolución que determinará los aspectos finales que regirán los PPAs privados (los contratos de compra de energía renovable entre privados). Este escenario atraerá más inversiones y más desarrollo.
Los principales desafíos para 2017 son muchísimos y de enormes magnitudes. En lo institucional, volver a cada actor del sector a su cauce natural. Se debe fortalecer a Cammesa en sus misiones naturales y dispensarla de hacer las cosas que claramente le son ajenas. Sus roles y responsabilidades están muy claros en la Ley 24.065. Además de lo institucional, hay mucho trabajo por hacer. Asegurar el financiamiento y construcción de las centrales eléctricas térmicas y renovables ya contratadas es clave. Son desafíos que se inician en 2017, pero son de largo aliento.
La revolución de las renovables ya está en marcha y Argentina se encuentra en la línea de largada. Se abre, así, un nuevo camino en el país para convertir a la matriz energética en sustentable, competitiva e integradora del conjunto de la economía productiva, del desarrollo industrial, del trabajo y del consumo. Es la oportunidad de avanzar seriamente hacia un futuro sustentable. De transformar nuestro sol y nuestro viento en energía, en el mejor sentido. Esta vez sí, las energías limpias están por despegar en Argentina.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar