Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El valor del tiempo

Difícil era imaginarse hace quince o veinte años que el mundo de los negocios traspasaría las fronteras, las culturas y “burlaría” los relojes...
El avance de la tecnología, los medios y la forma en que nos trasladamos se conjugan estratégicamente para responder a las exigencias de un mundo cada vez más globalizado.
Y si de negocios se trata, las variables que se barajan o mejor dicho, los recursos que se necesitan, no sólo para altos mandos sino también para los mandos operativos estratégicos, han cambiado exponencialmente. La coyuntura y las responsabilidades regionales, hacen que a diario tengan que estar conectados, comunicados y supervisando operaciones en sectores físicamente distantes entre sí.
Si bien contamos con elementos que facilitan la comunicación a distancia, para algunas cuestiones sigue siendo imperiosa la presencia física.
Se hace indispensable, para poder optimizar y administrar adecuadamente los tiempos de la “ajustadísima” agenda de quienes viajan por negocios, contar con la disposición de un transporte que permita mantener la agilidad de la empresa y la toma de decisiones a tiempo.
La contratación de servicios de jets privados es una de las opciones más elegidas por las empresas, y no sólo las multinacionales, al momento de trasladar a sus ejecutivos, porque esta herramienta ha permitido cambiar los improductivos tiempos de espera, retrasos o cancelaciones por tiempos productivos.
En muchas ocasiones los destinos no se encuentran dentro de las rutas tradicionales de los vuelos de línea. Como el caso de aquellos que necesitan llegar a una planta productiva en el interior del país o de la región; donde escalas y trasbordos suelen ser incómodos y generan pérdida de tiempo.
Hace años era impensado llevar adelante reuniones en las alturas o que una persona mantenga un “meeting” a la mañana en un país y por la tarde en otro. Hoy la flexibilidad que brindan estas aeronaves, con confort, sumado a la tecnología con las que vienen equipadas (teléfono, internet) y la velocidad que alcanzan, hacen que unir largas distancias en corto tiempo no sea una odisea.
El nivel de responsabilidades globales y la necesidad de responder con inmediatez ciertas cuestiones, obliga a estar “online” el mayor tiempo posible e inclusive en las horas de vuelo. Las “conference call” no existían y menos aún “en el aire”, pero los avances tecnológicos desafían los límites de las fronteras y del tiempo.
De la misma manera que las compañías han implementado programas de beneficios más personalizados y complejos; las exigencias de los altos puestos también han ido en franco crecimiento y los ejecutivos deben contar con herramientas que les permitan responder a estos nuevos desafíos.
Es necesario entonces, para la busqueda del crecimiento y desarrollo, no sólo de ellos como profesionales sino también de la empresa, que pongan al servicio de sus dirigentes este tipo de facilidades vinculadas a la productividad en sus traslados.
Aunque a priori pareciera que los costos son mayores, finalmente el rédito es muy positivo, ya que mientras los empresarios se trasladan pueden continuar con su labor y tienen la ventaja de ahorrar mucho tiempo costoso para la empresa y costos de viáticos, estadías.
Además, como el costo del viaje se mide por kilómetros recorridos y no por pasajeros, la empresa puede elegir en cada caso el jet con la capacidad que más le convenga.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar